Médicos que estuvieron en Andorra ya trabajan en Cuba y nada se dice de los que escaparon

La televisión cubana calló fuga de un anestesiólogo y una enfermera, miembros de la brigada médica en Andorra
Médicos cubanos en el extranjero. Foto: Internet
 

Reproduce este artículo

La televisión castrista difundió el lunes un reportaje en el que destacó el trabajo realizado por la brigada médica cubana enviada por el régimen a combatir el coronavirus al principado de Andorra, pero no mencionó el hecho más controversial de la misión: la fuga de un anestesiólogo y una enfermera.

El contingente, compuesto por 12 médicos y 27 enfermeros, ya está de regreso en la Isla e incorporado al sistema de salud local, según mostró el reportaje, que ocultó a la audiencia la fuga del capitán Dariel Romero, médico militar especializado en anestesiología, junto con una enfermera, quien al parecer era su pareja y cuyo nombre no se ha conocido.

Ambos estarían buscando asilo en España, tal como lo informó ADN Cuba a finales de junio.

El abandono de los dos sanitarios fue un duro revés para el régimen castrista, que se esfuerza por evitar que hechos como ese sucedan, al punto de retenerles el pasaporte y establecer una estricta vigilancia en el personal médico en los países donde son enviados, según testimonios de quienes han participado en dichas misiones.

 

 

La Dra. Ramona Matos Rodríguez fue miembro de las delegaciones en Bolivia, del 2008 al 2011, y en Brasil, del 2013 al 2014, y ha narrado las irregularidades que ella pudo verificar personalmente.

Ramos Matos dijo que, para el caso, al llegar a Bolivia, lo primero que hizo el régimen, por medio de una delegada, fue quitarles el pasaporte.

“En Bolivia estaba una señora cubana en el aeropuerto, y ella después que pasábamos por Aduana nos quitaba el pasaporte, y estábamos en Bolivia sin identificación”, dijo.

Sobre la fuga del médico y la enfermera en Andorra, se sabe que los dos estaban asignados al Hospital Nostra Senyora de Meritxell y el centro socio–sanitario El Cedre, en la capital del principado.

Pero nada de la fuga de los especialistas fue incluido en el reporte de la televisión castrista.

En su lugar, la periodista recogió las consideraciones del Dr. Luis Enrique Pérez Ulloa, quien fue jefe de la brigada médica cubana en Andorra.

 

 

“Enfrentar a una nueva tecnología, con un sistema informático diferente, con un índice de contagios por cada 100.000 habitantes más alto de Europa, era un reto para la brigada y comenzar a adaptarse al país e incorporarse a los protocolos de ese país desarrollado, y adherirnos a todos esos protocolos fue un reto, no sabíamos si podíamos o no”, señaló Pérez Ulloa.

Agregó: “Pero a la semana de estar ahí, ya todo el personal estaba apto para trabajar solo en los hospitales, al cabo de diez días ya todo el personal cubano ya estaba en la rotación de los hospitales andorranos”.

El reportaje dijo que la brigada cubana atendió a más de 8.200 enfermos, realizó más de 66.400 procedimientos de enfermería, y salvaron a más de un centenar de vidas.