Más de 10 personas fueron procesadas en Puerto Padre por revender productos y turnos en colas
Continua el azote del régimen contra los revendedores, y esta vez le tocó a más 10 habitantes del municipio Puerto Padre
Más de 10 personas fueron procesadas en el municipio tunero de Puerto Padre por revender productos y turnos en colas
 

La crisis económica por la que atraviesa el país desde el 2018 ha traído aparejado un desabastecimiento tal que para poder adquirir alguno de los productos que venden las tiendas y establecimientos comerciales del régimen, el pueblo está obligado a hacer largas colas, incluso desde hora tempranas de la madrugada.

El desabastecimiento ha provocado que el régimen regule la cantidad de productos que puede adquirir cada cliente; no está permitido hacer la cola cada día más de una vez y mucho menos revender la compra.

A pesar de esto, y sumando el desempleo que impera en la isla, algunos cubanos y cubanas prefieren correr el riesgo y tratar de ganar algunos pesos, ante lo cual el régimen activó una especie de cacería de brujas que ha resultado en centenares de procesados por delitos como el aparcamiento o actividad económica ilícita.

Este 22 de julio la emisora estatal Radio Libertad, perteneciente a la provincia de Las Tunas, publicó un artículo en su sitio web donde refiere que en el municipio Puerto Padre se han procesado a más de 10 personas. "Hasta la fecha, fueron procesadas por el Ministerio del Interior, de Puerto Padre, más de 10 personas, por acaparamiento y actividad económica ilícita, relacionada con reventa de turnos y productos de aseo".

La nota explica que "la comisión de estos delitos implica, además, a ciudadanos de otros territorios que utilizaron medios de transporte estatales para el traslado de los recursos fruto de la acción ilegal", algo que se ha estado reportando en los últimos meses como parte del accionar delictivo en todo el país.

De igual manera se señala en el texto de Radio Libertad, que la propagación de epidemia, la especulación, el acaparamiento y la desobediencia, son de las infracciones con más presencia en el municipio desde que llegó la pandemia a la isla. Asimismo precisa que todos estos delitos se encuentran previstos "en el Código Penal cubano con sanciones de entre tres meses a un año de privación de libertad".

"A las más de 10 personas procesadas hasta la fecha por el MININT, en Puerto Padre, deben sumarse otras, tras la intensificación del control, en las últimas horas, con énfasis en  las colas, donde se insiste en la prohibición de los tickes y la restricción de pernoctar en las áreas aledañas a los comercios villazulinos", concluye la nota.