Denuncian pésima alimentación y maltratos en centro de aislamiento en Holguín

Además de la pésima calidad de los alimentos, en ocasiones los aislados no reciben todas las comidas y deben enfrentar maltratos y desentendimientos por parte de quienes deben velar por su bienestar, según una denuncia hecha a esta revista
Mala alimentación en aislamiento en Holguín. Foto: Cortesía
 

Reproduce este artículo

Una denuncia llegada a ADN Cuba da cuenta de la mala alimentación y las pésimas condiciones que están soportando casos positivos y sospechosos de COVID-19 en un centro de aislamiento en la provincia de Holguín, una de las de mayor tasa de incidencia durante las últimas semanas.

Según el denunciante, que compartió con esta revista fotos de la comida que se les brinda, el centro de aislamiento en cuestión se encuentra en los albergues de una empresa constructora que se conoce como “El Destierro”, cerca de la playa de Guardalavaca, en el municipio Banes.

Además de la pésima calidad de los alimentos, en ocasiones los aislados, como este sábado, no recibieron la merienda de la noche, aseguró el denunciante, que subrayó que los pacientes que ahí se encuentran enfrentan maltratos y desentendimientos por parte de quienes deben velar por su bienestar.

“Tienen a los casos positivos junto con algunos que se desconoce el resultado de su PCR, los pacientes positivos y no positivos se tienen que bañar con agua fría, no los dejan salir a tomar el sol y para colmo tienen un inspector que los está vigilando para, en caso de que salgan, multarlos”, escribió.

“Los aislados se quejan hasta de picazos de mosquitos. Ponen estudiantes de medicina que no están suficientemente capacitados de guardia en el centro para atender a los pacientes”, agregó el denunciante, que pidió mantener su identidad en el anonimato por temor a represalias.

También este fin de semana trascendieron en las redes sociales las pésimas condiciones de un centro de aislamiento en la provincia de Cienfuegos. 

En varias imágenes, los aislados mostraron la falta de higiene con la que tienen que lidiar durante una semana, hasta confirmar si se contagiaron o no de la enfermedad viral.

Este domingo las autoridades sanitarias de la isla reportaron el fallecimiento de otros 86 cubanos como consecuencia de la COVID-19 y el diagnóstico de 9221 nuevos positivos a la enfermedad viral, que protagoniza su peor rebrote en la isla desde la detección de los primeros casos en el territorio, en marzo de 2020.

Según las cifras del Ministerio de Salud Púbica (Minsap), puestas en entredicho en numerosas ocasiones, sobre todo en lo que a casos activos y muertes se refiere, 101 174 personas permanecen ingresadas con motivo de la enfermedad viral. De ellas, 37 013 son casos confirmados y activos, y 59 915 son sospechosas de un eventual contagio.

Muchos de los ingresados, confirmados y sospechosos, están aislados en centros de aislamiento que no reúnen las condiciones higiénicas ni de protección necesarias para contener la propagación de la enfermedad.

Así lo aseguran las numerosas denuncias que semana tras semana son vertidas en redes sociales o compartidas con medios alternativos e independientes al control del Partido Comunista, como la realizada este domingo sobre el centro de aislamiento en los albergues de “El Destierro”.