“Estaré a tu lado en pie de lucha”: Madre de Karla Pérez envía emotivo mensaje

“(…) siempre estaré a tu lado en pie de lucha, no creo que estemos en el lado equivocado mi amada hija”, expresó la madre de la joven periodista
“"Estaré a tu lado en pie de lucha”: Madre de Karla Pérez envía emotivo mensaje
 

Reproduce este artículo

Lizet González, madre de la periodista cubana Karla Pérez González, a quien el régimen cubano le prohibió entrar a su país, envió un emotivo mensaje a su hija a través de las redes sociales este sábado 20 de marzo.

“Mensaje matutino a mí amada hija Karly. Sigo teniendo emociones muy fuertes con cada mensaje y cada publicación, incluso las que no quiero leer, las que me pides que no lea, pero mi corazón de madre destrozado me impulsa hacerlo. Todas coinciden en un punto: se comieron un millo con la decisión que tomaron contra ti, una vez más seguidores y no seguidores se han enfrentado a ella”, escribió González en su perfil de Facebook.

“Y eso me ayuda a vivir, porque tantas personas no pueden estar equivocadas ante tanta arbitrariedad y maldad. Te amo y siempre estaré a tu lado en pie de lucha, no creo que estemos en el lado equivocado mí amada hija, mi pequeña COCHE BOMBA. Solo deseo que tengas un día lindo y próspero”, expresó la madre de Karla, reportera y editora de ADN Cuba.

La publicación de González desató disímiles reacciones y comentarios de apoyo. Taylor Torres Escalona, refirió: “Es un mensaje como una bala... justo al pecho de ese bodrio monstruoso que impera en nuestra patria”.

“Liz usted puede sentirse orgullosa de la hija que tiene porque la educó con valores en medio de esta jauría de corruptos y mentirosos”, añadió la periodista independiente y activista por la democracia en la isla, Iliana Hernández.

Por su parte, el comunicador Yunior Morales, subrayó: “No estará sola porque de un lado u otro contará con afecto y apoyo”.

Karla Pérez, quien quedó varada en Panamá el jueves 18 de marzo, luego de que el gobierno cubano le impidiera entrar a su país, ya tiene en sus manos el carnet que la acredita como solicitante de refugio político en Costa Rica.

En comunicación con ADN Cuba, la joven de 22 años, explicó que el documento actual es provisional, pero le permite permanecer legalmente en el país hasta que reciba resolución favorable.

Pérez agradeció el trato recibido por los funcionarios y, en general, por el Estado costarricense, un país que ahora considera como su patria de adopción.

Tras concluir sus estudios en la Universidad Latina de Costa Rica, Pérez había planificado volver a la isla para reunirse con su familia, pero en el aeropuerto de Tocumen, —escala antes de aterrizar en La Habana—, mediante un audio enviado a los directivos de Copa Airlines, un funcionario del régimen advirtió a la aerolínea que ella no podía regresar a Cuba.

La prohibición contra Karla Pérez no estaba relacionada con algún trámite mal hecho por la joven: su pasaporte estaba en regla; llevaba el resultado negativo de una prueba PCR, como exigen las autoridades cubanas.

Poco después de su regreso a Costa Rica, la joven intercambió con su familia en Cuba. “Ha sido una pesadilla, me decía mi mamá. No lo podemos creer todavía, estamos procesándolo. Pero no vamos a darle el gusto al régimen cubano”, afirma.

“Vamos hacia delante y ahora nuestro objetivo principal, y mi prioridad, es que nos reunamos donde sea, ya que no puede ser en Cuba. Ojalá reunirnos aquí”.

Reconoce que están “tristes, pero hay que avanzar, hay que ser pragmáticos y avanzar hacia esa reunificación familiar ya que no los veo hace 4 años”.

Por su parte, Jorge Luis Pérez Posada, padre de la joven reportera conversó con ADN Cuba sobre la situación de su hija, a la que no abrazan hace cuatro años, cuando quedó varada en Panamá: “Estamos aquí todos destrozados con la noticia de que Karla no pudo venir porque la pararon el vuelo en Panamá”.

“Se podrán imaginar toda la situación. Todo el mundo esperándola aquí, después de cuatro años lejos de nosotros. Pensamos que después de la expulsión de la Universidad, pensamos que no fueran capaces de hacer tanto (…) Cuatro años sin venir a Cuba, sin ver a su país, porque ella es cubana (…) Han acabado con la vida de una persona, han acabado con su familia”, denunció el padre desde su hogar en Cienfuegos.