La Habana suma ocho nuevos casos de coronavirus

En total, en la Isla se han reportado 2369 personas contagiadas por el coronavirus SARS-CoV-2, desde la detección de la enfermedad en territorio nacional, el pasado 11 de marzo.
 

Reproduce este artículo

El Ministerio de Salud Pública (MINSAP) de Cuba confirmó este sábado ocho nuevos casos de coronavirus, lo que eleva a 2369 el total de pacientes diagnosticados con la COVID-19 en Cuba, desde la detección de los primeros pacientes infectados por el SARS-CoV-2 el pasado 11 de marzo.

Por sexto día consecutivo, la Isla no reporta fallecimientos provocados por la enfermedad.

Actualmente, en el país se encuentran 145 pacientes ingresados, de los cuales 76 son sospechosos de haber contraído el nuevo coronavirus, 54 son casos activos y 15 se mantienen en vigilancia. 

De los nuevos casos confirmados este sábado, siete fueron contactos de casos previamente diagnosticados. En total, el 88,4% de todos los pacientes de COVID-19 diagnosticados en la Isla desde el 11 de marzo corresponden a contactos de otros casos identificados.

Por su parte, en uno de los casos informado este sábado no se precisa la fuente de infección. En total, en el país se han reportado 108 personas en esa situación.

Los nuevos contagios ocurrieron en la provincia de La Habana, la cual se mantiene con la mayor tasa de incidencia de casos confirmados en los últimos 15 días. 

Excepto la capital cubana y la provincia de Mayabeque, el resto de los territorios y el municipio especial Isla de la Juventud se han mantenido sin reportar nuevos casos en las últimas dos semanas.

De los 54 casos activos de la enfermedad, 52 presentan una evolución clínica estable y dos pacientes en estado grave.

El régimen de La Habana confirmó el pasado 11 de marzo los primeros casos positivos de infección de coronavirus en Cuba con tres turistas de visita en el país, según datos del MINSAP.

El pasado 31 de marzo, el primer ministro del régimen cubano, Manuel Marrero Cruz, anunció la suspensión total de los vuelos a la Isla, lo que significa que ni los cubanos y extranjeros residentes podrán entrar al país salvo situaciones excepcionales.

“El avance de la pandemia nos ha llevado a valorar la situación de los aeropuertos. Se ha tomado la decisión de suspender todos los vuelos de pasajeros a Cuba. Necesitamos eliminar el arribo de pasajeros que sigue siendo un riesgo para la salud de las personas”, agregó el jerarca.

También el régimen cubano anunció que ha sido establecida la fase de “transmisión autóctona limitada”, luego de confirmarse casos de personas contagiadas que no están conectadas con viajeros llegados del extranjero.