Decrece masa vacuna en Las Tunas 

La Delegación del Minag en Las Tunas informó que durante el primer semestre del presente año, decreció la masa vacuna del territorio.
Decrece masa vacuna en Las Tunas 
 

Reproduce este artículo

La Delegación del Ministerio de la Agricultura (Minag) en Las Tunas informó que durante el primer semestre del presente año, en el territorio se registró un aumento en el total de muertes de ejemplares de ganado mayor, en comparación con igual etapa del 2021. 

“Concluida la primera mitad del año, en el territorio tunero estaban registrados 243 mil 834 ejemplares de ganado mayor. De ellos, las hembras en reproducción son 91 mil 368, lo que supera la cifra recogida en los planes. Sin embargo, no es suficiente, porque hay 681 animales menos que en igual período del año anterior” informó el Periódico 26.

Según explica el medio “las principales razones de los decesos fueron la desnutrición y los trastornos gastroentéricos. Pero en el primer semestre del año los delitos aumentaron y hubo dos mil 659 sucesos, con mayor impacto en los municipios de Las Tunas, Majibacoa y Manatí”.

Gregorio Torres Cobas, subdelegado del Minag para la Ganadería, declaró que el MINAG pretende “incrementar la entrega de tierras en usufructo a los productores con 10 o más animales y consolidar los centros de desarrollo de la hembra para garantizar el reemplazo de las vacas que pierden su capacidad reproductiva”.

Pese a la alta demanda de la carne vacuna en poblaciones vulnerables como los enfermos, embarazadas, adultos mayores y niños, la entrega a la industria tiene un déficit de 631,7 toneladas con respecto a lo planificado, reportando incumplimientos en todos los municipios de la provincia.

En 2021, el régimen cubano anunció una serie de medidas para “potenciar la producción de alimentos”; entre ellas, la autorización a que los campesinos vendan por su cuenta la carne de res que producen, así como la leche y sus derivados, aunque con condiciones.

Solo una crisis profunda y una volátil situación social, movió a los dirigentes castristas hacia algunos reclamos que los agricultores y la población han hecho durante décadas, y que en cualquier otro lugar del mundo parecerían una obviedad.

En la isla, la carne de res se convirtió en un verdadero lujo que hasta ahora podía costar la cárcel durante varios años a los cubanos por venderla o comprarla ilegalmente, aunque el régimen ya la ofertaba en algunas de sus tiendas MLC, que venden en dólares.

El régimen aseguró que todo cambiaría gracias a “63 medidas para potenciar la producción de alimentos, de las cuales 30 se consideran con prioridad y algunas de carácter inmediato”, pero la realidad se ha mostrado muy distante de esa promesa.

Recomendaciones

 

Relacionados