Cuba: en medio de escasez de leche, régimen no paga a ganaderos

Para los cubanos es un lujo tener leche a diario, tras casi 15 años de que el general Raúl Castro prometiera elevar la producción
 

Reproduce este artículo

Para la mayoría de las familias cubanas es un lujo tener leche a diario, tras casi 15 años de un discurso pronunciado por el general Raúl Castro, el 26 de julio del 2007, cuando ordenó producir leche “para que se la tome todo el que quiera tomarse un vaso…”.

Un reportaje reciente del diario oficial Granma reconoció que el Estado no cumple a tiempo con el pago a los ganaderos, como una de las causas de la falta de leche y los altos precios de la poca que se vende.

Betsy Arroyo Rafuls, presidente en la provincia de Villa Clara de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP) atribuyó la escasez al “pago tardío de la leche a los campesinos en varios momentos de la campaña”. Algunos demoraron hasta 40 días en recibir el dinero por la producción entregada al Estado, lo que, obviamente, los desmotivó, dijo la funcionaria.

Sobre los impagos, Arroyo Rafuls agregó que “la diversidad de precios creó mucho burocratismo en un contexto de carencia de las estructuras necesarias en las cooperativas para llevar tantos documentos, lo cual ralentizó el proceso de retribución a los productores” y estimuló que estos vendieran la leche en el mercado negro.

Desorganización, problemas con los termos de frío y los transportes, así como la falta de capacidad de los directivos de cooperativas, son otras causas de que no se cumpla la producción.

Según Roberto López Hernández, director de la empresa estatal de Productos Lácteos de Villa Clara, en los meses de julio y agosto “a causa de la COVID-19 en la empresa”, hubo demora en la firma de las facturas, lo que habría incidido en que no pagaran a los campesinos.

En respuesta a la mala gestión estatal, “a inicios de octubre, de los poco más de 8 000 productores que debían entregar leche al Lácteo, solo 1 837 cumplían sus compromisos, lo que se tradujo en miles de litros dejados de entregar”, dijo el diario Granma.

En Villa Clara los campesinos dejaron de entregar a la industria, en lo que va de año, poco más de ocho millones de litros de leche, según informó la Delegación de la Agricultura en esa provincia.

Cuba compró, hasta septiembre del 2021, más de 5000 toneladas de leche en polvo entera a Uruguay, lo que representa el 5% de las exportaciones totales de ese producto del país sudamericano, reveló un informe del Instituto Nacional de la Leche publicado por El Observador.

Según el documento Cuba se ubica entre los cuatro países que más compra dicho producto a Uruguay, solamente superado por Argelia (35%), China (25%) y Brasil (23%). Pero en la isla este producto sigue ausente.

Mientras el régimen no paga a los productores locales, unos pocos negocios privados autorizados por el gobierno revenden leche y otros productos a las familias, a altos precios. El sitio de ventas Katapulk, que pertenece al empresario cubanoamericano Hugo Cancio, ofrece paquetes de leche en polvo a 65 y hasta 289 dólares.

La empresa, fundada por Cancio el 30 de diciembre del 2004 con sede en Miami, EEUU, distribuye productos en nueve provincias: Pinar del Río, Artemisa, La Habana, Mayabeque, Matanzas, Ciego de Ávila, Las Tunas, Holguín y Santiago de Cuba. Según su dueño realiza unos 1000 envíos diarios.

A inicios del 2020, Genisley Hernández González, segundo jefe de la División Agroalimentaria, culpó una vez más al embargo estadounidense de la escasez de leche en polvo en la isla. En aquel momento, el funcionario alegó dificultades para el envasado del producto, por falta de polietileno.