Régimen impide entrada a Cuba a destacado periodista estadounidense

DePalma fue detenido por uniformados en el Aeropuerto Internacional José Martí el pasado miércoles y expulsado horas después, tras un incómodo interrogatorio
Anthony DePalma y uno de sus libros sobre Cuba
 

Reproduce este artículo

El régimen cubano impidió esta semana sin grandes explicaciones ni detalles la entrada a la isla al destacado periodista estadounidense Anthony DePalma, excorresponsal internacional del diario The New York Times y especializado en temas de América Latina.

DePalma fue detenido por autoridades migratorias al llegar al Aeropuerto Internacional José Martí, en La Habana, el pasado miércoles, en un vuelo procedente de Estados Unidos, y expulsado horas después luego de un incómodo interrogatorio policial.

Su amigo Jorge A. García, cubano residente en Estados Unidos y uno de los cinco nativos de Guanabacoa que le compartieron su testimonio para su libro The Cubans: Ordinary Lives in Extraordinary Times (2020), relató el viernes en Facebook lo que tuvo que vivir en el aeropuerto cubano.

“Acabo de recibir la visita en mi casa del famoso periodista del New York Times Anthony DePalma. Hace unas horas regresa de La Habana, adonde fue a llevar dos maletas cargadas de medicinas y algunos ejemplares de su libro ‘The Cubans’”, explicó García, quien perdió a 14 familiares en el hundimiento del remolcador “13 de Marzo” en la bahía de La Habana, el 13 de julio de 1994.

Según detalló en su post, DePalma, de 70 años, fue apartado del control migratorio luego de mostrar su pasaporte para ingresar y llevado por dos oficiales hasta un cubículo, donde fue interrogado.

“Luego de varias horas de tortura sicológica le comunican que no puede entrar a la isla. Y que marcharía de regreso a los Estados Unidos en el próximo vuelo. Él, asustado por el difícil momento que está viviendo, pregunta por sus maletas y le responden que no se preocupe, que están a buen recaudo”.

“Luego de varias horas de total abandono viene un par de oficiales y lo llevan en calidad de prisionero hasta el avión. Y las maletas quedaron al olvido”, narró García.

La Orden de Retiro expedida a DePalma por las autoridades del régimen cubano, compartida por García en Facebook, refieren que se le impidió el ingreso por ser considerado una persona “no admisible”.

El periodista declaró al medio CiberCuba que sus maletas le fueron incautadas y tuvo que abandonar Cuba sin sus pertenencias, las cuales le fueron enviadas posteriormente, de regreso a Miami.

Sobre el interrogatorio, comentó que los agentes uniformados no fueron agresivos, “pero tampoco fueron muy respetuosos”.

“Nunca me ofrecieron ninguna explicación más que la entrada prohibida. Me ordenaron quedarme en un rincón de la Terminal 3 por casi seis horas, sin darme explicación ni ofrecerme un vaso de agua o la posibilidad de hacer una llamada para notificar a la gente que me esperaba sobre lo que estaba pasando”, recordó.

No era la primera vez que el periodista estadounidense viajaba a Cuba. Ha visitada la isla en varias ocasiones desde 1979, sobre todo el barrio habanero de Guanabacoa, de donde es originaria su esposa, Miriam DePalma. 

CiberCuba detalló en su reporte que DePalma llevaba “las medicinas y demás insumos de su equipaje, incluyendo un relicario para los residentes de esa localidad”, a sus amigos y conocidos guanabacoenses, “que inspiraron la realización de The Cubans”.

El reconocido periodista definió lo sucedido como una molestia para él en lo personal, pero sabe que no es nada raro que suceda a “un escritor o periodista que intenta escribir sobre la actualidad cubana”.

“Sin embargo, el pueblo cubano tiene que vivir con este tipo de maltrato todos los días, y no es justo”, afirmó.

“He entrado a Cuba durante más de 40 años sin problemas, pero después de publicar The Cubans se produce este incidente y no me dejan entrar, así que puedo pensar que fue resultado del libro y, habiendo ocurrido después del 11J, tiene más sentido aún”, comentó DePalma, que aseguró intentará regresar a Cuba porque lo considera su deber.