Iglesia Cristiana Pentecostal renuncia al Consejo de Iglesias controlado por el castrismo

La Iglesia Cristiana Pentecostal renuncia al Consejo de Iglesias, por no sentirse "identificados ni representados con muchos de los pronunciamientos e intervenciones que el movimiento ecuménico ha estado haciendo"
La Iglesia Cristiana Pentecostal renuncia al Consejo de Iglesias, por no sentirse "identificados ni representados con muchos de los pronunciamientos e intervenciones que el movimiento ecuménico ha estado haciendo"
 

Reproduce este artículo

La Iglesia Cristiana Pentecostal de Cuba (ICPC) renunció desde el 21 de junio al Consejo de Iglesias (CIC) de la Isla, aliado del castrismo.

De acuerdo con el comunicado oficial de la Junta Directiva, en la ICPC no se sienten "identificados ni representados con muchos de los pronunciamientos e intervenciones que el movimiento ecuménico ha estado haciendo  a través de los medios de comunicación".

Citaron como ejemplos recientes los programas “Voces Ecuménicas” y el “Movimiento Estudiantil Cristiano” (MEC).

De acuerdo con estos religiosos, los objetivos programáticos del CIC están en contradicción con la manera en que ellos interpretan las Escrituras.

Por lo anterior, rechazaron "cada declaración que irrespeta las doctrinas históricas de nuestra institución; resolviendo retirar de manera inmediata nuestra membresía del CIC. Para que así conste a todas las instancias, firmamos la presente todos los miembros de la Junta Directiva Nacional de la Iglesia Cristiana Pentecostal de Cuba (ICPC)".

Al menos en redes sociales, esta iglesia cristiana recibió más de 400 mensajes de apoyo.

"Adelante amada ICPC, con nosotros está el brazo de Dios para pelear nuestra batalla", comentó el pastor Maykel Vega.

Iglesia Católica prohíbe al padre Fernando Gálvez expresarse sobre política

Precisamente este 23 de junio trascendió que el padre Fernando Gálvez fue amonestado por sus superiores de la Iglesia Católica, quienes le prohibieron hablar de política.

Una fuente que prefirió el anonimato, aseguró a nuestro medio que Gálvez tiene prohibido hacer cualquier aparición pública y escribir sobre política. Incluso, le recomendaron medir sus alusiones políticas en las misas.

El sacerdote de la Iglesia de San José de Lugareño, en el municipio Minas, Camagüey, se ha convertido en una voz crítica recurrente en redes sociales y medios independientes. Sus apariciones públicas denuncian las penurias de la vida cotidiana del cubano y la falta de libertades en la isla.