Iglesia católica prohíbe al padre Gálvez expresarse sobre política

El sacerdote de 32 años tiene prohibido hacer cualquier aparición pública y escribir sobre la realidad cubana. Incluso, le recomendaron medir sus alusiones políticas en las misas.
galvez-sacerdote-cubano
 

Reproduce este artículo

El padre Fernando Gálvez recibió una reprimenda de sus superiores en la Iglesia católica cubana por sus manifestaciones políticas, según información que obtuvo ADN Cuba este 23 de junio.

Una fuente que prefirió el anonimato, debido a la gravedad de la situación, aseguró a nuestro medio que Gálvez tiene prohibido hacer cualquier aparición pública y escribir sobre política. Incluso, le recomendaron medir sus alusiones políticas en las misas.

ADN Cuba intentó contactar directamente con Gálvez, pero el sacerdote no contesta a nuestros mensajes. En cualquier caso, nuestro medio seguirá buscando información al respecto, para esclarecer este procedimiento que, según la fuente, “es injusta e infundada”.

El sacerdote de la Iglesia de San José de Lugareño, en el municipio Minas, provincia Camagüey, se ha convertido en una voz crítica recurrente en redes sociales y medios independientes. Sus apariciones públicas denuncian las penurias de la vida cotidiana del cubano y la falta de libertades en la isla.

En una de sus últimas intervenciones, durante el Show de Carlucho, Gálvez criticó la gestión del presidente Miguel Díaz-Canel durante la crisis del coronavirus y, en general, debido a la situación del país.

Pero no ha sido la única intervención del eclesiástico. En marzo de 2021 recordó el pensamiento antidictatorial y católico del líder estudiantil José Antonio Echevarría y concluyó con estas palabras:

“A nuestros compañeros, los estudiantes de toda Cuba, les pedimos que se organicen, ya que ellos constituyen la vanguardia de nuestra lucha, y a las Fuerzas Armadas, que recuerden que su misión es defender a la Patria, no someter a sus hermanos”.

Aunque las relaciones entre la Iglesia y el gobierno cubano han tenido sus altas y bajas, los clérigos cubanos se caracterizan por su independencia, aunque están sometidos a la jerarquía católica, cuya relación con la jerarquía comunista es ambivalente.

Por otra parte, el año pasado la Oficina de Asuntos Religiosos del Partido Comunista de Cuba sancionará a cinco sacerdotes cubanos por la misma razón.

Entre los que provocaron la ira del PCC está Alberto Reyes, párroco de Esmeralda, quien publicaba usualmente sus “Crónicas del Noreste”, en las cuales diseccionaba la realidad cubana. Luego de las sanciones y, posiblemente, los llamados de atención de su obispo superior, dejó de publicarlas.

Fuentes apuntan que el otro sacerdote al que señala especialmente el PCC es el padre Jorge Luis Pérez, de quien circuló en octubre una encendida homilía en la cual se habla de libertad religiosa y donde Pérez llama “tirano” a quien no dimite por el bien de su pueblo.

Un informe del abogado Jasón Poblete, de la organización Alianza por la Libertad Global también menciona a los padres José Conrado, de Trinidad; Castor Álvarez, capellán del reparto El Modelo, en Camagüey y Rolando Montes de Oca, párroco de Vertientes y vicerrector del Seminario de San Agustín, también en Camagüey.