Sacerdote: Cuba está convertida en un gran Calvario

El sacerdote Fernando Gálvez en medio de la conmemoración anual de la Semana Santa, afirmó que pidió por la reconstrucción de Cuba
Sacerdote cubano Fernando Gálvez
 

Reproduce este artículo

El sacerdote cubano Fernando Gálvez, de la Iglesia de San José de Lugareño, en el municipio Minas, de la provincia Camagüey, en medio de la conmemoración anual de la Semana Santa, expresó en sus redes sociales que pidió por la reconstrucción de Cuba.

Gálvez, de 32 años, quien es clérigo desde el 2016, refirió en su perfil de Facebook: “Y las tinieblas envolvieron la tierra y Jesús gritó: 'Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?' Es el grito de tantos cubanos que hoy viven una 'pasión nacional'”. “Porque Cuba está convertida en un gran Calvario”, afirmó.

“Y mientras me tendía en el suelo, la sufría y rogaba por ella al Salvador: perdona a tu pueblo que un día te negó, danos tu fuerza para levantarnos”, sostuvo el sacerdote, quien ha denunciado 'comentarios insidiosos y desacreditación' en su contra por hablar de política en Cuba.

“Padre, a tus manos nos encomendamos. Déjanos vivir la Pascua y reconstruir a Cuba contigo”, Gálvez.

El sacerdote católico comentó en otra publicación en Facebook a inicios de marzo: "Desde hace varios días me llegan comentarios cada vez más insidiosos, sobre mi persona, y sobre la Iglesia en general a la cual está obviamente ligada mi persona. La desesperación por desacreditarme ante el pueblo los ha llevado a torpezas tan evidentes que, lo que debió ser un secreto, ya es un clamor que intimida a los más débiles y estimula a los más libres y despiertos. Frases como: Padre, cuídese, Ud. no tiene necesidad de eso, Padre, piense en su mamá, si a Ud. le pasa algo, Padre, no se vaya a angustiar, las ´bolas´ son para amedrentarlo, Padre, lo sentimos mucho, pero Ud. sabe, así funciona esto, nosotros sabemos, Padre no se preocupe, yo sé distinguir entre mi trabajo y mi persona, cuente conmigo". 

También contó Gálvez que le dicen que un Padre no debe opinar sobre política.

"Como si el sacerdote solo tuviera que hablar de rezos, y exponer a Dios y la vida de la gracia de una manera morfinómana en términos insulsos o dulzones. Se descubre una extendida ignorancia sobre la fe, la Iglesia, el sacerdote y su misión de cara a la vida concreta de la gente", añadió el cura.

El religioso es uno de los firmantes de una declaración a finales de enero de 2021, con fuertes pronunciamientos a favor de libertades en la Isla, y exigiendo respeto a la sociedad civil.

“Sería muy necio que un Estado democrático en apuros y abocado a desafíos políticos, económicos, éticos, humanitarios y culturales, se niegue a la voluntad de unión de todas sus fuerzas vivas, independientemente de religiones y posturas políticas. Solo en un esfuerzo común sería posible que la Nación salga adelante y se garantice la convivencia pacífica y responsable”, refiere la declaración.