Yunior García sobre Humberto López: Un showman del oficialismo

El joven dramaturgo y director teatral afirmó que “la UPEC ha premiado el cinismo, la distorsión maliciosa, el sarcasmo, la falta de objetividad, la calumnia, la paranoia, el odio y las acusaciones infundadas”
Yunior García sobre Humberto López: Un showman del oficialismo
 

Reproduce este artículo

El dramaturgo y director teatral, Yunior García, cuestionó a través de sus redes sociales, el “Premio a la Dignidad” otorgado al vocero oficialista Humberto López, a propósito de la celebración del día de la prensa cubana este 14 de marzo,

El festejo conmemora la fundación por José Martí en igual día de 1892 del periódico "Patria". Todo el oficialismo se desvive durante esta jornada en reconocimientos y loas a los periodistas y comunicadores, pero sólo a aquellos que le sirven como auténticos propagandistas y conductores ante la opinión pública de la agenda y voluntades del régimen.

“La UPEC [Unión de Periodistas de Cuba] ha concedido el Premio de la Dignidad a un pseudoperiodista que se ha ganado en poco tiempo el desprecio de muchos cubanos” comenzó su publicación en Facebook, García, integrante del movimiento 27N,

“Toda persona es libre de expresar con honestidad sus opiniones. Pero Humberto López ha denigrado a decenas de cubanos con manipulaciones, chismes y teorías especulativas. Ha presentado una sola versión, sesgada y llena de prejuicios, sobre acontecimientos recientes. Ha faltado a la ética al hacer públicas conversaciones privadas sin justificar de manera legal el modo en que tuvo acceso a dicha información. Ha mostrado rostros de adolescentes, casi niños, autoinculpándose ante millones de espectadores, sin detenerse a pensar en el daño público que podría causarles por el resto de sus vidas. Ha sembrado el miedo, la desconfianza y el odio en un pueblo que merece información veraz, completa, transparente. Ha alterado hechos y realidades para plantear conspiraciones dignas de un terraplanista”, subrayó el joven artista, graduado del Instituto Superior de Arte (ISA).

García, afirmó que “la UPEC ha premiado el cinismo, la distorsión maliciosa, el sarcasmo, la falta de objetividad, la calumnia, la paranoia, el odio y las acusaciones infundadas”.

“Humberto López podrá ser considerado el vocero oficial de los órganos de la Seguridad del Estado. Un testaferro de la línea dura y el conservadurismo radical. Un showman del oficialismo. Un Otto Meruelo contemporáneo. Un Leopoldo Ávila del nuevo quinquenio. Pero está muy lejos, a años luz, de la palabra DIGNIDAD y del noble oficio de ser periodista”, concluyó García.

El post desató disímiles reacciones y comentarios. Por su parte, el conductor Yunior Morales, señaló: “¿Qué opinan los Juristas serios sobre la falta de ética?: Imponer un segmento parcial en la Televisión cubana como una Sala de lo Penal y que en ese juzgado los acusados, amonestados de manera pública, nada más cuentan con un abogado que los incrimina sin oportunidad para la defensa es otra violación a los derechos humanos”.

“Utilizar un medio de comunicación para señalar con perjuicio, ironía, cinismo, resulta violento y constituye abuso de poder que además es corrupción”, advirtió Morales.

La joven creadora de las artes visuales, Camila Lobón, también miembro del 27N, hostigada constantemente por la Seguridad del Estado, añadió: “Ha mentido, simplemente, y mucho, ese sería el fin de la carrera de cualquiera, en cualquier parte del mundo”.

“Humberto López ha mentido, difamado, ofendido, e incitado a la violencia contra muchas personas, con nombres y apellidos, entre las que me incluyo. Ha usado filmaciones clandestinas de interrogatorios ilegales sin consentimiento de los interrogados, comunicación privada ilegalmente sacada de nuestros teléfonos por la policía, durante detenciones arbitrarias, ha usado imágenes de menores de edad presos, declarando contra sí mismos sin asesoría ni consentimiento legal. Y los perjudicados por su 'trabajo' no son políticos ni figuras públicas, siquiera, son ciudadanos comunes, vulnerables, y sin delito alguno cometido. Si este fuera un país medianamente justo la cantidad de demandas que se le podrían hacer, no solo destruirían su carrera, probablemente llevarían penalizaciones”, aseveró Lobón en otro comentario.