‘En Cuba hay hambre y miseria, pero vivimos sin miedo’, asegura el Castrismo

“A los cubanos hoy nos puede faltar todo: comida, dinero, transporte, lujos, pero nos sobra esa tranquilidad de vivir en un país libre, seguro”, se lee en el periódico del Partido Comunista de la provincia de Santiago de Cuba
Una oficina del Estado en ruinas, llena de propaganda castrista. Foto: AFP
 

Reproduce este artículo

El régimen castrista, como parte de su campaña para desacreditar a los huelguistas de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu), publicó un artículo en su periódico Sierra Maestra donde reconoce que en la isla hay hambre y miseria, pero asegura que se vive “sin miedos” y con “atención social admirable”.

A los cubanos hoy nos puede faltar todo: comida, dinero, transporte, lujos, pero nos sobra esa tranquilidad de vivir en un país libre, seguro”, se lee en el medio de prensa oficial del Partido Comunista de la provincia de Santiago de Cuba.

El reparto Altamira, ubicado en la capital de ese territorio, es testigo desde el 20 de marzo de una huelga de hambre iniciada por José Daniel Ferrer y otros activistas opositores, para exigir que termine el cerco policial sobre la sede de Unpacu y que les permitan continuar sus labores humanitarias.

Mediante el comentario del periódico de propaganda, firmado por la vocera oficialista Mayte García Tintoré, el castrismo arremetió contra el medio centenar de personas sumadas al ayuno pacífico en el país y el extranjero, pero lo hizo con pobres “argumentos”.

Omitiendo los crímenes de toda índole que han sido noticia en los últimos meses, así como el recrudecimiento de la represión estatal, la periodista asegura que en la isla “usted y yo andamos y desandamos sin miedos ni sobresaltos, con la serenidad de un orden público y de un respeto y atención social admirable”.

Además, dice que “para el Estado el bienestar de su gente es preocupación constante”. Está hablando del mismo régimen incapaz de garantizar alimentos y medicamentos básicos mientras persigue toda iniciativa privada; el que estableció su mal llamada “Tarea ordenamiento” justo en medio de una pandemia y crisis aguda sin importarle las consecuencias sociales; y que concentra abundantes recursos en machacar cualquier voz crítica.

El castrismo es capaz de publicar sandeces a granel –como es el caso– para mantener la “realidad” paralela que construye en sus medios de propaganda. Por eso difunde artículos triunfalistas, contra toda evidencia del desastre cotidiano, mientras tilda la protesta pacífica de la Unpacu de ser “otra farsa en busca de respaldo o apoyo de la opinión pública mundial”, y a quienes están en huelga de hambre los llama un “grupúsculo de vendepatrias” y “mercenarios”.

En el Sierra Maestra lamentan, con psicología criminal, que supuestamente en los activistas “no son visibles los signos de debilidad, no se han mostrado moribundos, desnutridos, cuando ya suman más de 10 días”.

La obsesión del comentario de marras es acallar que la Unpacu ofrecía alimentos y medicinas gratis, así como atención médica primaria a decenas de pobres. El hostigamiento de la policía política para impedir ese “golpe moral” contra un régimen que se promueve como ejemplo de solidaridad y bienestar, llevó a los opositores a protestar de la forma que hoy lo hacen.

En esas circunstancias, el castrismo y sus voceros han optado por reconocer la miseria, pero mantenerse obcecados en su camino de odio y violaciones de derechos. “Que estamos viviendo tiempos difíciles es verdad”, reitera García Tintoré. Habla por el pueblo sufrido y golpeado, asegurando que “nos puede faltar todo, pero nos sobra dignidad”.