Hasta los muertos hacen cola en Cuba

El cementerio de la ciudad de Sancti Spíritus se mantiene colapsado hace cinco años
Hasta los muertos hacen cola en Cuba
 

Reproduce este artículo

Un reportaje de VisionEs, el noticiero del medio estatal Escambray, confirmó este 2 de abril que el cementerio del municipio cabecera en la provincia de Sancti Spíritus se mantiene colapsado. Esta situación ha persistido durante los últimos cinco años.  

"En Sancti Spíritus para enterrar a un fallecido generalmente se necesita desenterrar otro", refirió Escambray.

El reportaje señala que esto "no es una alegoría o metáfora, sino una realidad", pues en la ciudad espirituana, "lo más común a la hora de enterrar un fallecido es que se precise desenterrar un fallecido", algo que confirman los enterradores más antiguos del cementerio enclavado en el reparto Kilo 12.

"Sin espacio hacia donde expandirse, el cementerio de Sancti Spíritus está prácticamente colapsado", precisaron.

Al respecto el administrador del lugar confirmó al citado medio oficilaista, que "ante la no concurrencia de los familiares de esos difuntos que se precisa exhumar, se exhuma de oficio", y los restos se colocan en osarios "como solución ante la falta de capacidad".

Esta problemática lleva a que los dolientes del nuevo difunto estén obligados a alargar los rituales funerarios más horas de los planificado en espera a que de que se vacíe y se habilite debidamente una sepultura, pues de lo contrario no es posible realizar el enterramientos, algo que el propio Escambray reconoce que es grotesco.

Lo más lamentable en este caso, es que en el cementerio se realizan al menos seis enterramientos diarios como promedio, aunque hay días en que la cifra ronda los diez o más, algo que se ha mantenido por más de cinco años, principalmente por la negativa del régimen de crear nuevos cementerios.

Para hacernos una idea, durante 2020 hubo una media de 108 enterramientos mensuales, pero ante esta realidad del cementerio, el cual nació en las afueras de la ciudad, que casi alcanza el mismo centro y no tiene hacia donde expandirse. Las autoridades planificaron hace algunos años crear una nueva necrópolis, y hasta en un crematorio, pero los planes constructivos de ambas obras ha sido aplazados una y otra vez bajo la justificación de no disponer de financiamiento necesario, pero también se ha dado que en repetidas ocasiones, los fondos asignados se han desviados para otros proyectos.

La cuestión aquí es de falta de voluntad política, como ocurre con otras situaciones a las que se tienen que enfrentarse cada día los cubanos y que solo dependen del régimen, porque mientras los difuntos tienen que hacer cola para ser enterrados, la construcción de hoteles, por ejemplo, no se ha detenido ni un solo día, a pesar de la crisis económica.

Lea también