Víctimas de tiroteo en California eran hispanas y tenían fuerte relación

Las cuatro víctimas de tiroteo en Orange eran parte de un negocio familiar hispano
Investigaciones del tiroteo en California
 

Reproduce este artículo

El tiroteo en Orange el pasado miércoles se cobró la vida de cuatro personas, entre ellas un niño de nueve años. El hecho ocurrió en un negocio familiar hispano.

Luis Tovar, de 50 años, era dueño de Unified Homes, un negocio familiar en el que el acusado Aminadab Gaxiola González, de 44 años, decidió abrir fuego, matando a Tovar, una hija de él y a una empleada veterana de su negocio.

El niño de 9 años que también perdió la vida, era el medio hermano de la hija fallecida de Tovar, resaltó el diario Los Ángeles Times.

La hija fue identificada como Genevieve Raygoza, de 28 años y su medio hermano se llamaba Matthew Farias; y la empleada identificada como Leticia Solís Guzmán, de 58 años.

Blanca Tamayo, madre de los hermanos fallecidos, intentó proteger al menos durante el tiroteo y sufrió heridas graves que la mantienen hospitalizada.

El sospechoso, quien ahora enfrenta varios cargos por asesinato e intento de asesinato y otros delitos graves, tuvo dos hijos con una exempleada de Unified Homes.

Vania Tovar, otra de las hijas de Tovar, dijo entre lágrimas que “mi papá era todo para nosotros. Era la persona más amable. Siempre que alguien necesitaba algo, incluso si no lo había visto en años, estaba dispuesto a darles la camisa de su espalda. Toda nuestra familia está tan confundida. Fueron tan inocentes en todo esto”.