Arcos: "La mejor forma de entender el país es escuchar a las fuerzas críticas"

El profesor y crítico de cine, Gustavo Arcos Fernández-Britto considera legítimas las protestas contra el decreto ley 35, que controlará aun más el internet en Cuba
El profesor y crítico de cine, Gustavo Arcos Fernández-Britto considera legítimas las protestas contra el decreto ley 35
 

Reproduce este artículo

El profesor y crítico de cine, Gustavo Arcos Fernández-Britto, considera legítima la protesta ciudadana contra el Decreto Ley 35, publicado el 17 de agosto y que controlará aun más el internet en Cuba.

A través de su Facebook, el catedrático cubano respondió al medio oficialista Cubadebate, que nuevamente responsabiliza al gobierno de EEUU de estar detrás del #NoAl35, una iniciativa que surgió espontáneamente desde la sociedad civil independiente.

"No, Cubadebate. La culpa de que muchos muestren descontento, molestias y dudas con el decreto-ley 35, no es del enemigo porque no fueron ellos lo que dictaron esa ley. Si los ciudadanos protestan, están en su derecho. Son gestos humanos y legítimos, porque somos nosotros, los que recibiremos las sanciones, la censura y las multas por esa perversa obsesión de controlar, regular, silenciar. NO, Cubadebate, no es solo el enemigo, quien dicta año tras año, decretos y disposiciones absurdas, que golpean la vida de los cubanxs", explicó Arcos Fernández-Britto.

De acuerdo con el crítico de cine, en los últimos años el pueblo ha sufrido "múltiples de estas disposiciones emitidas por... ¿expertos?, que luego tienen que ser revocadas o revisadas demostrando lo lejos que están algunos, en el gobierno, de la vida, expectativas y conflictos que rodean nuestra existencia. ¿Hasta cuándo van a seguir en ese círculo vicioso de culpar a los otros por todas nuestras carencias, mezquindades, errores e incertidumbres?".

"No escriban más los guiones a los otros, los malvados, ofreciéndoles argumentos y gestos que poco favor nos hacen como nación. Presidente, la única o mejor forma de entender el país es escuchar a las fuerzas críticas, a los que protestan, a los que viven con necesidades y frustraciones. Poco favor le hace a su compleja gestión si solo tiene diálogo, con los que lo aplauden y sonríen. Eso es vivir bajo un espejismo, y sólo obtendrá de esa práctica una visión deformada del país que representa", concluyó.

En los comentarios de la publicación, la doctora Alina Arcos Fernández-Britto, escribió: "Cada vez me convencen más de que Ellos NO son los tipos. Cada nueva medida dictada nos asfixia más que cualquier bloqueo externo. Cada vez nos alejamos más del Estado democrático de derecho que pregona nuestra Constitución desde su mismo primer capítulo como un Principio Fundamental. No sólo la falta de oxígeno nos está ahogando...es su forma de gobernar la que NO NOS DEJA RESPIRAR".

Nuevas normativas para censurar legalmente el internet en la Isla

Este 17 de agosto el régimen cubano aprobó nuevas normativas para censurar legalmente el internet en la Isla. Se trata del Decreto-Ley No. 35 de “las Telecomunicaciones, las Tecnologías de la Información y la Comunicación y del Uso del Espectro Radioeléctrico” y la Resolución 105 “Modelo de Actuación Nacional para la respuesta a incidentes de Ciberseguridad”.

Según publicó el medio oficialista Cubadebate, la resolución ejecutará lo establecido en el Decreto 360/2019 —la ley que controla el ciberespacio nacional— que tiene "carácter preventivo y alcance a toda la sociedad".

De acuerdo con Pablo Domínguez Vázquez, director de Ciberseguridad del Ministerio de Comunicación (Mincom), "por primera vez el país contará con una norma jurídica donde se asocian incidentes de ciberseguridad y tipificaciones que superan los límites de lo tecnológico".

La nota oficial explica que a partir de ahora serán tipificados hechos como "el eco mediático de noticias falsas, entendido como la divulgación de noticias falsas, mensajes ofensivos, difamación con impacto en el prestigio del país".

También incluyen el llamado 'ciberterrorismo', como un concepto por el cual procesar a quienes disientan del gobierno de La Habana.

"Se reconoce el ciberterrorismo como aquellas acciones mediante el uso de las TIC cuya finalidad es subvertir el orden constitucional, o suprimir o desestabilizar gravemente el funcionamiento de las instituciones políticas y de masas, las estructuras económicas y sociales del estado, u obligar a los poderes públicos a realizar un acto o abstenerse de hacerlo. Alterar gravemente la paz pública. Desestabilizar gravemente el funcionamiento de una organización internacional. Provocar un estado de terror en la población o en una parte de ella", agregan.

La nueva ley reitera que el Estado cubano tiene el monopolio de las telecomunicaciones y con ello, la facultad de regular, ordenar, controlar y fiscalizar los diferentes servicios y redes de telecomunicaciones/TIC; así como otorgar el derecho a su explotación.