Gobierno dominicano dio gratuidad de 3000 dólares a nacionales para importar regalos en Navidad

En República Dominicana la Aduana regaló una gratuidad de 3000 dólares por regalos en Navidad a los viajeros. ¿Qué obtuvieron los cubanos?: más limitaciones, corrupción e injusticia
Oficial de aduanas revisa a un viajero cubano
 

Reproduce este artículo

La Dirección General de Aduanas (DGA) anunció que en este año la liberación de todo impuesto a los regalos que los dominicanos traigan a sus parientes y amigos a partir del 1 diciembre ascenderá a 3000 dólares.

La exoneración es hasta el 7 de enero y está establecida en la Ley 9-96, de 1996. La información del monto la ofreció el titular de la DGA, Eduardo Sanz Lovatón. Miles de dominicanos llegan al país, a partir de los últimos días de noviembre, de diferentes partes del mundo a pasar las navidades con sus parientes.

La ley dominicana establece que son liberados de “todo tipo de impuestos de importación” los regalos “que traigan al país a familiares y amigos de residentes en el extranjero que no hayan entrado al país en los últimos seis meses” y que lo visiten “para las fiestas de navidad, en el período del día primero (1ro.) de diciembre al 7 de enero siguiente”.

Mientras tanto, ¿qué beneficios tiene el cubano? La Aduana de la República de Cuba aclaró, mediante una publicación en su sitio oficial en junio de 2020, que no existen cambios en la política aduanera vigente.

Se mantiene el límite del valor de importación no comercial por personas naturales hasta los 1000 pesos en cada entrada al país, por lo que los pasajeros pueden traer como equipaje acompañado lo que se establece por las autoridades aeronáuticas, y el resto lo despacha como equipaje no acompañado por carga, hasta completar el valor máximo de importación”, dijo la institución al respecto.

Además de las restricciones a la importación de todo tipo de productos, los cubanos saben y han experimentado en carne propia las injusticias de la Aduana, donde funcionarios corruptos utilizan su poder para esquilmar al viajero que llega a la isla.

Una queja denunciada a la prensa oficialista por el cubano Ernesto Zayas Álvarez, de Sancti Spíritus, terminó con la expulsión de una trabajadora de la Aduana en la ciudad Camagüey, y provocó un análisis que podría derivar en nuevas sanciones.

Zayas Álvarez había denunciado lo que consideró un “actuar arbitrario” del personal de la Aduana en el Aeropuerto Internacional Ignacio Agramonte de esa ciudad. En una carta a la sección Acuse de Recibo, del diario Juventud Rebelde, el hombre contó su odisea personal con esa institución, que suele estar entre las que más quejas genera en la Isla.

De acuerdo con su denuncia, hace más de un año, regresó a Cuba de un viaje a Haití por el aeropuerto mencionado. Una vez allí, los oficiales pesaron su equipaje, y le cobraron 1 502 CUP, “por exceso de seis kilogramos”.

Luego de reclamar sin éxito ante una funcionaria, Zayas, que no tenía dinero en efectivo pues no contaba con la posibilidad de pagar artículos exentos de pago, debió dejar allí los 6 kilogramos de sobrepeso hasta que pagara por ellos “el rescate” que le exigieron los aduaneros.

El afectado formuló una queja ante las autoridades, y “después de interesarse por cuarta vez sobre el estado del proceso”, le informaron que su queja tenía razón, que la Aduana había cometido un error y le devolverían el dinero, pero pasaron los meses y no se concretó la devolución.