Régimen extiende libre importación de aseo, alimentos y medicinas sin carácter comercial

El Ministerio de Finanzas y Precios explicó que la extensión de la medida hasta el 31 de diciembre de 2022 obedece a la persistencia de las condiciones que le dieron origen
Prorrogan libre importación de comida y aseo
 

Reproduce este artículo

El régimen cubano extendió hasta el 31 de diciembre del año en curso la libre importación de aseo, alimentos y medicinas sin carácter comercial ante la persistencia de las condiciones que dieron origen a la medida, instrumentada en julio de 2021.

La medida fue tomada originalmente con carácter temporal, y estaba previsto su fin al cierre del pasado año, pero en diciembre el Ministerio de Finanzas y Precios (MFP) emitió la Resolución 466, que extendió su vigencia hasta el 30 de junio de 2022.

En una nota informativa divulgada este viernes, el MFP afirmó que la flexibilización de importación de alimentos, aseo y medicamentos en equipajes acompañados de los pasajeros que arriban al país ha tenido un impacto favorable en la población, lo que, unido al hecho de que se mantienen las condiciones que la fundamentaron, motivan la decisión de prorrogarla “a partir del 1 de julio y hasta el 31 de diciembre del año en curso”.

La extensión, precisó la entidad, mantiene el carácter temporal de la medida y sigue permitiendo la importación sin carácter comercial de productos de los tres rubros, sin límites en valor, cantidades y libre de pago de aranceles.

“Para el disfrute de este beneficio, es requisito que dichos productos estén diferenciados, en el equipaje acompañado, de los artículos de otra naturaleza”, recordó el MFP, que también prorrogó hasta la misma fecha los beneficios arancelarios que otorgó a la importación de estos productos por entidades nacionales, así como para los insumos y materias primas que las entidades autorizadas le importan a las formas de gestión no estatal.

La libre importación de aseo, alimentos y medicinas fue un reclamo generalizado de la sociedad cubana ante el agravamiento creciente de la crisis en la isla y la escasez de comida y bienes de primera necesidad, factores que, junto a insatisfacciones políticas, desencadenaron protestas populares en más de 60 localidades entre los días 11 y 12 de julio de 2021.

El régimen respondió a las protestas con una oleada represiva y detenciones a más de 1.300 ciudadanos, muchos de los cuales han sido condenados a largas sentencias en prisión.

También respondió con medidas para aplacar los ánimos populares, como la libre importación de productos básicos y la facilitación de la opción migratoria, en complicidad con el régimen encabezado por Daniel Ortega, que eximió de visa a los cubanos y ha hecho de Nicaragua un punto de inicio más cercano para la travesía migratoria por tierra hacia Estados Unidos.