Freedom House: Cuba sigue entre países sin libertad

En 2021, más países están teniendo tendencias hacia el autoritarismo que hacia la democracia y por el margen más grande jamás reportado por Freedom House.
Represores-Cuba
 

Reproduce este artículo

El informe de Libertad en el Mundo 2021 de la organización defensora de los derechos humanos, Freedom House, mantiene a Cuba en la categoría de países que no son libres.

La ONG señala que en el último año las autoridades cubanas “desataron una ola de intimidación, detenciones arbitrarias y arrestos domiciliarios ilegales contra periodistas independientes y un grupo de artistas disidentes con los que el gobierno había prometido en algún momento un diálogo abierto”.

Venezuela también sigue en la categoría de “no libre” y el informe menciona que en el 2020 los opositores al régimen de Nicolas Maduro siguieron enfrentándose a ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzadas y detenciones arbitrarias.

Otro país en la misma categoría es Nicaragua y en su caso el informe da como ejemplo la nueva ley de delitos informáticos que ordena penas de prisión por difundir “información falsa” en línea.

Freedom encontró que la proporción de países designados como “no libres” ha alcanzado “su nivel más alto desde que comenzó el deterioro de la democracia en 2006”.

“Me da mucha tristeza informar que el 2020 fue otro año malo para la democracia. Por un año más, el décimo quinto consecutivo, la democracia disminuyó y esa disminución se aceleró. Más países están teniendo tendencias hacia el autoritarismo que hacia la democracia y por el margen más grande jamás reportado por Freedom House”, declaró el presidente de la organización, Michael Abramowitz, en una conferencia de prensa virtual.

Según el informe, aunque todavía se considera libre, Estados Unidos experimentó un declive democrático durante el último año de la presidencia de Donald Trump. El puntaje de Estados Unidos en el informe sobre la libertad en el mundo se ha reducido en 11 puntos durante la última década y se redujo en tres puntos en el 2020.

Freedom House opina que varios acontecimientos contribuyeron a la puntuación actual de Estados Unidos, entre ellos que la administración Trump socavó la transparencia del gobierno al despedir a los inspectores generales, e intentar controlar o manipular la información sobre COVID-19.

Aumenta la represión en Cuba

Otras organizaciones apoyan las evaluaciones de Freedom House. Por ejemplo, un informe de Cuban Prisoners Defenders (CPD) incluyó dos nuevos presos políticos a su lista, con lo que llega a la cifra de 135 en la isla.

Se trata de Luis Enrique Santos Caballero y Yasser Fernando Rodríguez González, este último sin filiación política conocida.

La organización también señala tres nuevos reportes de tortura y malos tratos en la cárcel, los de Eider Frómeta AllenLaudelino Rodríguez Mendoza y Didier Eduardo Almagro Toledo.

Laudelino padece de epilepsia y en prisión no le suministran los medicamentos que requiere para esa grave enfermedad. A Eider, por su parte, las autoridades carcelarias le ordenaron desnudarse delante del resto de reos en una inspección. Al no hacerlo en un apartado, él se negó en protección de su intimidad. Por ello le sancionaron con 15 días en celda de castigo.

Didier es, por su parte, un reo del que su madre no tiene noticias hace un mes, está fuertemente preocupada y está solicitando incluso una prueba de vida.

Para el 1 de marzo de 2021, CPD reconoce a 135 condenados y presos políticos por oposición al régimen, pero también a otros 11 000 civiles no pertenecientes a organizaciones opositoras, 8400 de ellos convictos y 2538 condenados, con penas medias de 2 años y 10 meses de cárcel, por cargos denominados en el Código Penal como “pre-delictivos”.

En los últimos 12 meses han formado parte de la lista de CPD 180 personas. Con 127 se inició marzo de 2020; desde entonces han ingresado 53 nuevos casos (4,4 nuevos al mes).

Los que han salido de la lista, 45 en el mismo período, la gran mayoría lo ha hecho por cumplimientos íntegros de las condenas y, excepcionalmente, por otros motivos (cambios de medida provisional, fianzas y otros).

Las medidas de seguridad predelictivas vigentes, de hasta 4 años de cárcel, se aplican por medio de un articulado del Código Penal que es violatorio de los más básicos principios de justicia adoptados por toda la Comunidad Internacional y explicitados en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, agregó la organización.

Prisoners Defenders, considera como Convictos de Conciencia a quienes “son presos privados de libertad únicamente por motivos de conciencia, con acusaciones bien completa y probadamente falsas y fabricadas, o bien de índole no delictiva y absolutamente relacionadas con el pensamiento”.

Redactado con información de ADN Cuba y Radio Martí.