Falta de maestros en Granma obliga a estudiantes a asumir las vacantes
Un maestro no gana lo suficiente en Cuba para vivir dignamente, por eso los jóvenes cubanos no quieren ser profesores. En la provincia Granma, la crisis de la enseñanza es aguda
Falta de maestros y profesores en Granma obliga a estudiantes asumir los puestos vacantes
 

Reproduce este artículo

La falta de maestros y profesores en las aulas cubanas es algo que desde hace ya algunos años viene golpeando al sistema de enseñanza, a pesar de que el régimen a ideado diferente programas para hacerle frente a esta situación, como el criticado sistema de maestros emergentes, o permitir que maestros y profesores jubilados puedan ser contratados nuevamente sin perder el derecho a su pensión.

Este 23 de octubre el periódico estatal La Demajagua, perteneciente a la provincia de Granma, publicó un artículo donde refiere que estudiantes universitarios de ese territorio fungirán como maestros en el venidero curso escolar, el cual debe iniciar el próximo 2 de noviembre.

"Una veintena de estudiantes, pertenecientes a la Universidad de Granma, conforman, este año, el contingente Educando por amor, para suplir la necesidad de maestros en las escuelas del territorio, durante el curso escolar 2020-2021, que comenzará el 2 de noviembre próximo", publicó La Demajagua.

El texto precisa que los jóvenes deberán trabajar como profesores en la Enseñanza  Media, e impartirán asignaturas como Matemática, Química y Física.

El Doctor en Ciencias Abelardo Ortiz Uriarte, subdirector general de Educación en la provincia, estuvo al frente del acto político que se desarrolló con este motivo y en el cual, en representación del sector, dijo que "confiamos en ustedes, se enfrentarán a una de las más hermosas y nobles obras de esta Revolución: educar a las nuevas generaciones". ¿Qué más podía decir?

Educar es algo que hace décadas no logran los profesores y maestros cubanos. Cuando más, alcanzan a instruir, sin dejar de lado la tremenda dosis de adoctrinamiento que incluyen todos los planes de estudios que tienen que impartir, los cuales en muchos casos tienen más peso en las clases que las propias asignaturas.

La labor que desempeñaran estos jóvenes en el venidero curso escolar ya ha sido realizada en años anteriores por otros estudiantes, y se espera que en el próximo también sea igual, pues los cubanos no quieren ser maestros, a pesar de que el régimen a subido los salarios en este sector, y que en el caso de los varones que opten por estudiar magisterio son exceptuados de pasar el servicio militar obligatorio.

El contingente "Educando por amor" fue creado en 2014, y desde entonces en él han participado alrededor de 200 estudiantes universitarios.