Embalses de La Habana están al 25%; el gobierno pide ahorrar agua
"Hoy tenemos un déficit en el sistema de alrededor de 1500 litros por segundo, que, por supuesto complejiza el abasto de agua, fundamentalmente a los territorios del centro de la ciudad", aseguró el directos adjunto de Aguas de La Habana
ahorro de agua
 

Reproduce este artículo

La provincia de La Habana llega a la mitad del periodo seco con el 25 por ciento de llenado de sus embalses, lo cual demanda adoptar medidas para minimizar la mayor afectación y sumar a la población a la campaña por e ahorro del líquido.

"La situación se puede calificar de compleja", dijo Leonel Díaz, director general adjunto de la empresa Aguas de La Habana, en declaraciones a la radio local.

"Tenemos déficits en casi todos nuestros acuíferos, que tienen que ver con la falta de lluvia durante el periodo húmedo", señaló el funcionario.

"Hoy tenemos un déficit en el sistema de alrededor de 1500 litros por segundo, que, por supuesto complejiza el abasto de agua, fundamentalmente a los territorios del centro de la ciudad, por la situación del acuífero de Vento", agregó Díaz.

"En el caso de Ariguanabo --precisó-- se trata del nivel más bajo de los últimos 30 años. Estamos haciendo inversiones para mejorar el acceso del agua a la ciudad. Aunque la situación es compleja, diríamos que está controlada".

El funcionario llamó a intensificar el ahorro en la capital, tanto en las empresas como en las viviendas particulares.

"Es muy importante en los planes de suministro de agua tratar de ceñirse a lo aprobado y no pasarse en el consumo. Como la distribución del agua es local, si un gran consumidor en un lugar se excede en el consumo, se lleva el agua que debía coger un vecino. Hemos implementado un programa de metraje, estamos trabajando en la eliminación de las pérdidas, y hay cierta estabilidad. Pero hay que ahorrar", aseguró.

En los últimos meses, se han multiplicado las denuncias por la falta de agua en la capital cubana. Hace apenas unos días, vecinos del barrio San Leopoldo protestaron en la calle con un cacerolazo para denunciar la situación.

Un vecino del reparto La Solita, situado en Arroyo Naranjo, en las afueras de La Habana, envió una carta al diario oficialista Granma para denunciar que hace más de dos años que los vecinos de ese poblado están sin agua.

Otro de los graves problemas es la calidad del preciado líquido.

Por el 500 aniversario de la capital, las autoridades cubanas informaron que se hará una inversión de un millones de pesos para abastecer de agua a varios consejos populares de la Habana Vieja.

El propio Díaz Hernández, director general adjunto de la Empresa Aguas de La Habana, indicó recientemente a Granma que desde finales de octubre comenzó la construcción de una conductora de 800 metros de largo en el Paseo del Prado, la cual dispondrá de tubos con diámetros de 500 milímetros en todas las interconexiones.

Con un costo total aproximado de un millón de pesos, la inversión dará cobertura de agua a varios consejos populares del municipio de La Habana Vieja, zona donde por años han existido serios problemas para recibirla dentro de las viviendas y en las instalaciones educativas, de salud, turísticas y de otro tipo asentadas allí, obligando al uso casi permanente de carros cisternas como única vía de asegurar su disponibilidad,