El pan que le falta a los cubanos lo tiene Meliá en sus hoteles

Si alguien se preguntaba dónde estaban los panes que el cubano no puede comer, la respuesta la tiene la cadena de hoteles española Sol Meliá: en sus instalaciones, rebosantes de todas las delicias que convienen al turismo.
Pan-Meliá
 

Reproduce este artículo

Si alguien se preguntaba dónde estaban los panes que el cubano no puede comer, la respuesta la tiene la cadena de hoteles española Sol Meliá: en sus instalaciones, rebosantes de todas las delicias que convienen al turismo.

Una publicación de la empresa hotelera muestra la “experiencia espectacular” en el hotel Internacional Varadero, donde los clientes pueden consumir todo tipo de panes, dulces, pescados y otros productos gastronómicos.

Meliá obtiene grandes dividendos de sus negocios en Cuba, mientras su gobierno, el español, y la Unión Europea, mantienen buenas relaciones con el de La Habana, algo que ha sido criticado por la disidencia cubana.

Según los opositores, la legación de la UE en la isla y el gobierno de Madrid no apoyan suficientemente la causa de la libertad y se mantienen al margen de los reclamos disidentes cuando afectan sus vínculos con el régimen y los negocios europeos en Cuba.

Día tras día los cubanos acuden a las redes sociales para exponer sus carencias y penurias, así como manifestar su inconformidad con el actual estado de cosas en la isla.

Pocos aspectos escapan de las quejas; el 16 de mayo fue el turno de la escasez de alimentos, específicamente el pan, que no abunda para los cubanos, pero sí para los turistas y aquellos privilegiados que pueden acceder al comercio en divisas extranjeras.

El hecho fue apuntado por el villaclareño Yasmany Puga, quien compartió en Facebook fotografías de la abundancia de pan en el hotel Manzana Kempinski. “Si vives en La Habana y no encuentras pan, llégate al hotel Manzana y pregúntales cómo ellos logran tener diferentes tipos de panes todos los días del año”, escribió para complementar las imágenes.

“¿Cuál es el secreto?”, cuestionó en el post, para acto seguido sentenciar que, “como siempre, la escasez es solo para los cubanos de a pie. Los turistas en Cuba son seres superiores”.

Mientras tanto, el pan escasea en Cuba, lo cual no es poca cosa, pues consiste en uno de los alimentos preferidos e indispensables del isleño. Para palear la escasez, el gobierno ha recurrido a sucedáneos, como el pan de harina de yuca y calabaza.

Por ejemplo, se han abierto fábricas para hacer pulpa de calabaza y harina de yuca, con la cual se pretende suplir la escasez general de harina de trigo, ingrediente fundamental del pan desde tiempos milenarios.