El colmo del comunismo: empresa ganadera exporta marabú para sostenerse

Bajo el manto de la "diversificación", un medio oficialista cubano celebra que una empresa ganadera produzca carbón de marabú. "Para incrementar sus utilidades dice", aunque seguramente es para sostenerse ante la incapacidad de la isla de tener el volumen de ganado que necesita
Empresa ganadera cuba produce carbón de marabú. Foto: Guerrillero
 

Reproduce este artículo

La fragilidad e incapacidad de la economía cubana bajo el socialismo queda en evidencia a diario, incluso en las odas al optimismo que producen los medios oficialistas para seguir vendiendo una esperanza que sigue postergando su llegada año tras año, haya pandemia o no.

Uno de los rubros en los que más se comprueba el despropósito económico de la isla es el de la ganadería, donde nunca se ha logrado tener una masa pecuaria capaz de satisfacer las necesidades básicas de la población. 

En Cuba, el ganado vacuno, ovino, caprino e incluso el porcino y avícola se erigen como especies animales en peligro de extinción, al menos de la mesa del cubano, que ve cómo debe sustituir la proteína animal por mejunjes, confecciones y bichos raros -entre ellos la claria- que puede que le sacien su apetito, pero sin las delicias y el disfrute deseado.

Algunas empresas pecuarias del país, ante la imposibilidad de producir en los volúmenes requeridos, o de producir a secas, deben voltear su mirada a otros rubros o producciones. Lo hacen bajo el manto de la “diversificación”, algo por sí mismo bueno, pero manipulado por el oficialismo para disfrazar las incapacidades productivas.

En tal sentido, un reporte del oficialista Guerrillero, medio del Partido Comunista en Pinar del Río, celebró que la empresa pecuaria genética Camilo Cienfuegos, según dice “reconocida por sus excelentes resultados y por conservar lo mejor del patrimonio ganadero del país”, exporte marabú para sostenerse.

De acuerdo con el referido medio, la empresa “trabaja en 10 proyectos genéticos y de promoción de sementales, encaminados al aseguramiento de razas lecheras y de carne en Cuba; pero apuesta además por la diversificación de sus producciones mediante un proyecto de exportación de carbón vegetal que inició desde el año 2018 a partir de las alianzas establecidas con el gobierno y la convocatoria de la plataforma PADIT a presentar iniciativas que pudieran contribuir al desarrollo del municipio”.

Es como si la exportación de marabú hecho carbón, uno de los mejores y más cotizados a nivel mundial, valga decirlo, fuera una iniciativa real de la empresa para producir más e ingresar divisas a su necesitado país o territorio.

El discurso oficial suele disfrazar así las cosas. Habría que preguntarse si la Camilo Cienfuegos miraría al marabú, que afortunadamente para algo bueno sirve, de tener un volumen productivo de masa ganadera suficiente para generar notorios ingresos y satisfacer las necesidades de sus compradores y territorio.

“Necesitábamos limpiar áreas para destinarlas al pastoreo de los rebaños y vimos la posibilidad de fomentar el desarrollo de rubros exportables mediante la conversión en carbón vegetal de la biomasa de marabú presente en dichos terrenos”, explicó a Guerrillero el Doctor en Ciencias Álvaro Celestino Alonso Vázquez, especialista de desarrollo de la empresa.

Sin embargo, no habló ni soñó con que la empresa pudiera exportar algún día eso que se supone produce a partir de su actividad principal: la ganadería. No lo hizo porque seguramente sabe que sería un sueño imposible, de esos que no son saludables en la Cuba de las empresas no empresas, donde cualquier unidad productiva o actor económico está atado de pies y manos por un Estado poco racional, que sólo se guía por una utopía irrealizable y legisla y actúa incluso en contra de sus presuntos objetivos.

“Los beneficios financieros derivados de la exportación del carbón de marabú serán utilizados para mejorar y sostener el resto de las producciones de la empresa ganadera”, concluyó el medio pinareño su reporte, sin reparar que la ganadería requiere de inversiones e insumos que no se pueden costear con los ingresos derivados de la venta de marabú.