Doctor cubano denuncia que empleada doméstica dejó morir a su padre

La mujer dejó encerrado a su anciano padre, de 77 años, en vez de llevarlo al hospital para que los doctores atendieran una descompensación de su diabetes. Pero esto no fue lo único que hizo.
 

Reproduce este artículo

Luis Fidel Herrera, un médico cubano que reside en España, cuanta la historia de cómo una empleada doméstica dejó morir a su padre y se quedó con su casa, sin el menor remordimiento.

Su padre, Carlos Herrera, murió el pasado mes de abril en La Habana, debido a complicaciones asociadas con la diabetes y dejó en testamento la casa de la familia a una completa desconocida… la empleada doméstica que, desde hacía dos meses, se encarga de sus necesidades diarias.

Luis Fidel realiza sus estudios de maestría en España, pero, al viajar a la isla para despedir a su padre, se encontró con muchas irregularidades, entre ellas, que el cuerpo había sido cremado por orden de la mujer. Entonces se dio a la tare de investigar.

Según Herrera hijo, María del Carmen Benítez, de la provincia Santiago de Cuba, pero con residencia en La Habana, nunca llevó a su padre a la consulta a pesar de presentar un desbalance de sus niveles de glucosa unos días antes de morir.

El día en que el anciano, de 77 años, comenzó a sentirse mal, Benítez fue al médico de la familia a buscar ayuda. La doctora le recomendó ir a un policlínico, pero nunca lo hizo. “El día que falleció yo le pregunté a ella: ‘¿tú lo llevaste al policlínico?’, y me dijo que no. También le pregunté por la familia de él y me dijo que todos estaban fuera del país”, contó la doctora. 

“Luego le pregunté si le iban a hacer la necropsia y ella me dice que no”, abundó la profesional de la Salud.

Lo cierto es que el anciano tenía en Cuba a un hermano, que nunca fue consultado, y a sus hijastras que Benítez logró echar de la casa luego de una disputa, y tampoco supieron nada.

Al parecer, las hijastras descubrieron a la mujer “toqueteando” a su padre y se quejaron, pero ella, con total control sobre Carlos, ignoró sus requerimientos y logró que se fueran.

Según cuenta su hijo, Luis Fidel, su padre tenía “lo que se llama demencia frontotemporal que aumenta la libido de las personas, el deseo sexual, y le quita parte de los recuerdos y los hace que reaccionen de forma errónea ante miles de cosas”.

“Esta mujer se aprovechó de esta situación y lo pudo manipular, pudo sacar a las hijastras de mi padre de la casa e hizo estas cosas negativas”, aseguró.

“La mujer no lo llevó al policlínico, ni llamó a un vecino, tenía a mi padre hacía cuatro días totalmente encerrado e incomunicado con el resto de las personas y mi padre fallece debido a que esta muchacha no lo llevó (al hospital) ni lo auxilió, ni siquiera llamó a las personas que están al lado, al SIUM, a nada”, dijo en su directa en YouTube.

A pesar de que su tío cerró la casa para impedirle el paso, la mujer logró entrar y ponerla a la venta. Actualmente, toda la familia está en un proceso legal para recuperarla.

“Me he quedado sin casa, imaginen que salgan por el aeropuerto y dejen a su padre y a los dos meses una persona liquide a su padre”, dijo entristecido.