Como si cementos y ladrillos cayeran del cielo, Díaz-Canel pide construir más viviendas

Como si Cuba bajo el sistema vigente desde hace décadas no fuera habitualmente incapaz de producir o hacer cualquier cosa con la abundancia requerida, el presidente del régimen pidió dedicar mayores esfuerzos a las viviendas
Díaz-Canel pide construir más viviendas. Foto: Prensa Latina
 

Reproduce este artículo

Con todo y que fue uno de los problemas de Cuba expuestos en el Programa del Moncada, al que supuestamente la revolución le daría solución, la vivienda sigue siendo un asunto muy sensible en Cuba. El presidente del régimen lo sabe y por ello desde que empezó su gestión, nominal o real, le ha dado importancia en la mayoría de sus apariciones públicas.

Una de sus reuniones de este viernes no fue la excepción. En ella Miguel Díaz-Canel, según refieren los medios oficialistas, instó a construir más viviendas para que el Programa Nacional de esta materia pueda cumplir su cometido de resolver déficits habitacionales acumulados.

El cuestionado mandatario evaluó la marcha de la política al respecto y, en videoconferencia con los gobernadores de las 15 provincias del país y el intendente del municipio especial Isla de la Juventud, criticó los incumplimientos en el programa de subsidios para la construcción, en especial de cédulas básicas habitacionales (CBH), dirigido a favorecer a las familias vulnerables.

Como si los materiales de construcción cayeran del cielo o el país bajo el sistema vigente desde hace décadas no fuera habitualmente incapaz de producir o hacer cualquier cosa con la abundancia requerida, Díaz-Canel pidió dedicar mayores esfuerzos a las viviendas.

Habrá que ver si su llamado surte efecto, aunque lo acostumbrado en la Cuba de los planes estatales que siempre se cumplen o sobrecumplen indica que no será así. 

De hecho, en la referida reunión la directora general de Vivienda del Ministerio de la Construcción, Vivian Rodríguez, informó que en 2020, año fatídico para los cubanos por la agudización de la crisis y la escasez habituales, se terminaron 47 297 nuevos hogares, el 115 por ciento del plan, que era de 41 014.

Un plan “sobrecumplido” que al final no resuelve una problemática de años y que sólo evidencia la incapacidad del régimen para cumplir incluso con lo que prometieron sus artífices antes de tomar el poder, décadas atrás.