Díaz-Canel celebra 13 días sin muertes por COVID-19 en Cuba, tres horas después de que se anunciara un nuevo fallecido
El gobernante cubano también celebró que la Isla cumplía 14 días sin reportar casos críticos de la enfermedad, aun cuando este sábado se cumplían 15 días.
Díaz-Canel preside una reunión sobre la situación de la COVID-19 en Cuba

El gobernante cubano Miguel Díaz-Canel tuiteó este sábado que Cuba se mantenía sin reportar muertes provocadas por la COVID-19 en 13 días, tres horas después que el Ministerio de Salud Pública (MINSAP) confirmara un nuevo fallecimiento causado por el coronavirus, el número 87 desde la detección de la enfermedad en la Isla, el pasado 11 de marzo.

En efecto, pocos minutos después de las 9:00 de la mañana de este sábado, el doctor Francisco Durán García, director nacional de Epidemiología del MINSAP, anunció que un paciente de 68 años, de La Habana, que solo se había diagnosticado como positivo a la COVID-19 después de su muerte, había fallecido.

Por su parte, Díaz-Canel también celebró que la Isla cumplía 14 días sin reportar casos críticos de la enfermedad, aun cuando este sábado se cumplían 15 días. Por lo visto, su tuit fue preparado con antelación (tras una reunión del día previo) y publicado después de la confirmación de un nuevo fallecimiento (que, según el protocolo del MINSAP, se informó un día después de ocurrir).

Al obviar que la temporada de 13 días sin fallecimientos había terminado este sábado, el gobernante cubano contribuyó (por descuido o no) a la divulgación de noticias imprecisas en redes sociales y medios de prensa.

Por otro lado, el nuevo fallecimiento reportado corresponde a un paciente no diagnosticado con la COVID-19, el cual que se agravó en su propio hogar y falleció en la sala de urgencias de un hospital habanero.

A finales de junio, el paciente había sido ingresado y dado de alta tras resultar negativo al coronavirus, precisó Durán García. Luego de agravarse en su hogar, ser trasladado a Urgencias y fallecer, se confirmó mediante la autopsia que estaba infectado con el SARS-CoV-2.

“El pasado 29 de junio el paciente con fiebre alta, mialgia, hiperestesia del cuero cabelludo, se mantuvo en la casa sin mejoría hasta el 1 de julio que acude al Policlínico Abel Santamaría, es evaluado por el médico de la consulta de Infección Respiratoria Aguda y el clínico jefe de la comisión evaluadora, le hacen un test rápido, Rx tórax ambos resultaron negativos y deciden remitirlo al Hospital Joaquín Albarrán, donde fue ingresado, evoluciona favorablemente y el 3 de julio le realizan IgM que resultó no reactivo y le dan el alta”, detalló el MINSAP.

La nota de esa entidad también añade: “El día 5 de julio, comienza con tos seca y falta de aire, que fue empeorando progresivamente y el día 8 de julio acude al Servicio de Urgencias de Hospital Clínico Quirúrgico Diez de Octubre. Lo reciben a las 9:00 a.m. con falta de aire intensa, tos seca y fiebre de 38.5 °C. Fue trasladado para Cuidados Especiales, le canalizan vena, lo hidratan, le dan aerosol de salbutamol, le indican ceftriaxone 1g EV, le toman muestra de sangre para estudio y se realiza el PCR. A las 11:50 a.m. hace una parada cardíaca, de la que no se recupera después de 45 minutos de reanimación. Fue declarado fallecido a las 12:40 p.m. del 8 de julio. Se le realiza necropsia, le toman muestra de pulmón que resultó positivo a COVID-19 en el día de ayer (viernes 10 de julio)”, asegura el MINSAP.

No es la primera vez que un paciente contagiado con el SARS-CoV-2 y no diagnosticado se agrava en su propio hogar y termina muriendo en una sala de urgencias de un hospital cubano. No obstante, resalta la evasión intencionada o no del caso por parte de Díaz-Canel.

En total, en la Isla han fallecido 87 personas (85 cubanos y dos extranjeros) a causa del nuevo coronavirus, desde la detección de los primeros casos de la enfermedad, el pasado 11 de marzo.