Autoridades de Santiago de Cuba determinan cierre definitivo de sede original de preuniversitario vocacional

El elevado grado de deterioro de las instalaciones originales y la vulnerabilidad sísmica estructural de sus 11 bloques motivaron la decisión
La sede original tiene un elevado grado de deterioro. Foto: Facebook/El Chago
 

Reproduce este artículo

Las autoridades de Santiago de Cuba determinaron el cierre definitivo de la sede original del Instituto Preuniversitario Vocacional de Ciencias Exactas (IPVCE) “Antonio Maceo Grajales” por el elevado grado de deterioro de sus instalaciones y la vulnerabilidad sísmica estructural de sus 11 bloques, informó este domingo la página de Facebook El Chago, dedicada a compartir imágenes, videos, historias y otras cuestiones interesantes de la provincia, según la describe su autor.

De acuerdo con el post, la decisión se produce con base en un estudio que prueba la vulnerabilidad asociada a la tipología estructural y detalles constructivos de las edificaciones originales. 

El informe de la investigación, de 2006, alertó que el sistema constructivo prefabricado “Girón”, utilizado en el IPVCE de Santiago de Cuba, así como en otras muchas edificaciones de los programas educacionales, de la salud, el turismo, viviendas y obras públicas de la isla, representa un riesgo en zonas de alta peligrosidad sísmica, como las provincias del sur del oriente cubano.

La introducción del sistema "Girón" en esos territorios fue un error derivado de su “acelerada generalización en todo el país”, del incipiente nivel de desarrollo científico técnico de Cuba y del estado de la ingeniería sísmica en esa época, sostuvo el informe.

El Chago resaltó que la decisión de cierre definitivo se produce en un contexto de indignación entre egresados de numerosas generaciones del centro educativo, luego de que fotos publicadas en las redes sociales mostrasen el notorio deterioro de la “icónica instalación”.

“El IPVCE Antonio Maceo, el original, ese que yace perdido y abandonado a su propia suerte, seguramente continuará siendo recordado con un cariño especial por los que actualmente desde diferentes latitudes del mundo tuvieron la oportunidad de recibir el pan de la enseñanza en tan emblemático Centro Educativo”, afirmó la página informativa.

Aunque en este caso se justifica la decisión por el rigor del estudio que dio paso al cierre definitivo de la instalación, la página agrega que resulta triste y “muy bochornoso” el estado de “abandono de las calles en esta urbe oriental, como lucen las fachadas descuidadas de un altísimo número de inmuebles y el deplorable estado estructural en el que se encuentran varios edificios que forman parte de nuestro patrimonio”.

Las autoridades de Santiago de Cuba trasladaron el IPVCE Antonio Maceo de su sede original al reparto Rajayoga a finales de 2019, con el objetivo de mejorar las instalaciones ya deterioradas y dar mayor confort a los estudiantes.

A pesar de ser un espacio compartido con otras entidades, y de no tratarse de edificaciones nuevas o de moderna construcción, la actual sede ofrece “mayor seguridad al estudiantado, al claustro de profesores y a todos los que forman parte de su colectivo laboral”, según comentó El Chago.
 
Los IPVCE son instituciones educativas de nivel preuniversitario con características muy especiales. Se fundaron con un objetivo común: aumentar el número de estudiantes que se gradúan de carreras científicas con una educación superior a la media.

La admisión es altamente competitiva. Los estudiantes deben sobresalir en varios exámenes, que actualmente son los de Matemáticas, Español e Historia, y la selección se realiza por calificaciones. 

Se estudian tres años de escolaridad y no se permite que ningún estudiante repita, al tiempo que todos deben mantener un rendimiento superior al 85 por ciento para permanecer en el centro.

La mayoría de los estudiantes de los IPVCE accede a una de las universidades cubanas con buenos puestos en el escalafón de cada carrera.