Cambian de lugar al IPVCE Antonio Maceo de Santiago de Cuba

El Instituto inauguró las instalaciones nuevas con dos mil 500 estudiantes, de los cuales 650 son becados, y el resto semi-internos
IPVCE Antonio Maceo Santiago de Cuba
 

Reproduce este artículo

Autoridades santiagueras reubicaron el Instituto Preuniversitario Vocacional de Ciencias Exactas, IPVCE Antonio Maceo en el reparto Rajayoga. El objetivo era mejorar las instalaciones ya deterioradas y dar mayor confort a los estudiantes.

El Instituto inauguró las instalaciones nuevas con dos mil 500 estudiantes, de los cuales 650 son becados, y el resto semi-internos.

“De la autopista nacional pasamos a esta nueva sede donde nos hemos ajustado a la finalidad de nuestro centro, que es preparar a los estudiantes en las Ciencias Exactas”, aclaró Elvis Escalona Reyes, subdirector de Trabajo Educativo del instituto al periódico local Sierra Maestra.

“Hoy tenemos un ambiente muy agradable en las aulas y dormitorios cuya inversión fue de setenta mil dólares aproximadamente. Se renovaron las luminarias, taquillas, baños y áreas exteriores. Para lograr este proceso constructivo contamos con el apoyo de diversos centros y empresas cooperativistas, Caguayo, empresas constructivas, entre otras”, concluyó.

De acuerdo con el medio local, se aprecia un cambio estructural bien recibido por el colectivo docente, administrativo y los estudiantes. A pesar de tener un espacio compartido con otras entidades, el centro de segunda enseñanza pretende extender su estructura en un futuro para brindar mayor calidad de vida y estabilidad.

Los IPVCE son instituciones con características muy especiales. Las escuelas de este tipo se fundaron con un objetivo común: aumentar el número de estudiantes que estudian carreras científicas con una educación superior a la media.

La admisión es altamente competitiva. Los estudiantes deben sobresalir en varios exámenes, actualmente Matemáticas, Español e Historia, y la selección se realiza por calificaciones. Hay tres años de escolaridad, no se permite que ningún estudiante repita. Deben mantener un rendimiento superior al 85% y si disminuye, especialmente en cualquiera de las cuatro clases básicas de ciencias (matemáticas, física, química y biología), deben abandonar la escuela. La abrumadora mayoría de los estudiantes accede a una de las universidades cubanas.

Recomendaciones

 

Relacionados