Denuncia: más de 100 reos positivos a COVID en cárcel de Camagüey

Informaciones llegadas a ADN Cuba dan cuenta de que 106 reos son positivos a la enfermedad pandémica en una cárcel de Camagüey, donde no están recibiendo los cuidados y tratamientos necesarios
Prisión en Cuba
 

Reproduce este artículo

Más de un centenar de reclusos serían positivos a la COVID-19 en una de las cárceles de la central provincia cubana de Camagüey, donde no reciben los cuidados médicos necesarios, según una denuncia ciudadana enviada este miércoles a la redacción de ADN Cuba.

El activista de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu) Edgar Pérez Pérez compartió con esta revista que en la mañana fue informado desde uno de los penales camagüeyanos que en “el lugar conocido como la 26 hay 106 reos positivos a la COVID-19”.

“No se les está poniendo ningún medicamento. En el día de ayer los iban a inyectar, pero no lo hicieron porque no había jeringuillas”, dijo Pérez a partir de la información que recibió del recluso Raudel Martínez Fontaine.

Tal situación resulta coherente con lo expuesto la víspera por el Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH), que denunció la “tensa situación de las cárceles de la región de Camagüey” con la COVID-19, así como la nula transparencia del régimen con la gestión de la pandemia.

Según la organización no gubernamental, reportes desde esa provincia cifran en un centenar los prisioneros contagiados en la cárcel conocida como “Kilo 7”.

“La mayoría ha tenido que ser trasladada hacia el hospital Amalia Simoni. Similar situación se presenta en Kilo 8, con más de 106 internos positivos” a la COVID-19, refirieron las fuentes del OCDH.

La prensa controlada por el Partido Comunista, única permitida en la isla, “no informa sobre la incidencia del coronavirus en las cárceles”, criticó la ONG en un comunicado al que tuvo acceso ADN Cuba.

El país, de poco más de 11 millones de habitantes, cuenta con una de las poblaciones penales más altas del mundo, con casi 100 mil presos y unos 200 establecimientos penitenciarios. El gobierno no ha permitido nunca la inspección internacional de dichas instalaciones, muchas de las cuales, según testimonios y denuncias, carecen de las condiciones de salubridad necesarias.

“El hacinamiento, la mala alimentación y la deficiente atención médica han sido causa de frecuentes brotes de tuberculosis, enfermedades diarreicas agudas y otras transmitidas por parásitos como la escabiosis”, señaló el OCDH.

Alejandro González Raga, director ejecutivo de la organización, consideró insuficiente la descongestión del sistema penal realizada por el régimen a inicios de la pandemia, cuando ordenó la liberación o cumplimiento de condena sin internamiento de unos 6 000 reclusos.

“Lo que ahora sucede en las cárceles de Camagüey es solo una pequeña muestra del caos instalado en todas las prisiones del país por la COVID-19 y por el deterioro acumulado”, sentenció.

Cuba vuelve a rebasar el millar de casos

Por segundo día consecutivo las autoridades sanitarias de Cuba informaron esta jornada del diagnóstico de más de mil positivos a la enfermedad pandémica en un lapso de 24 horas.

Las cifras oficiales del Ministerio de Salud Pública (Minsap), puestas en duda varias veces por activistas e incluso personal médico, refieren el registro el martes de 1 051 nuevos casos, para un total acumulado desde el inicio de la pandemia en la isla, en marzo de 2020, de 75 263.

Las provincias con más positivos fueron La Habana, Granma y Pinar del Río, con 477, 145 y 98, respectivamente. Camagüey, la provincia donde radican las prisiones en las que los positivos rebasan el centenar, de acuerdo con las denuncias y el reporte del OCDH, sólo informó de 26 nuevos positivos para el parte del Minsap.