Animalistas cubanos exigen cierre del Acuario y el Zoológico Nacional

Activista Beatriz Batista:“Exijo el cierre del Acuario Nacional de Cuba y del Zoológico Nacional de Cuba porque los animales se están muriendo de hambre y de enfermedades”.
Espectáculo con delfines en cautiverio en Acuario Nacional de Cuba. Foto: Cubadebate
 

Reproduce este artículo

Beatriz Batista, activista por el bienestar y los derechos de los animales, pidió este miércoles el cierre de acuarios y zoológicos en Cuba debido a las penurias que padecen los animales en esas instituciones del Estado.

“Exijo el cierre del Acuario Nacional de Cuba y del Zoológico Nacional de Cuba porque los animales se están muriendo de hambre y de enfermedades”, afirmó Batista en una publicación de Facebook, tras confirmarse el fallecimiento de un lobo marino.

“Exijo también castigo conforme al Decreto Ley de Bienestar Animal para todos los involucrados en la muerte de Jocker. Jocker y todos los animales merecen una vida digna y justicia”, agregó.

La activista criticó una parca nota del Acuario Nacional, en la que la institución reconoce la muerte en sus instalaciones de un lobo marino, cuya situación de falta de alimentación y atención los animalistas habían denunciado.

“No se puede ser tan cínico y cruel en la vida, simplemente no se puede porque te lo cobra. El Acuario Nacional de Cuba sacó un comunicado [este miércoles] después de que se hizo viral en las redes y medios alternativos la noticia de los crímenes que están cometiendo, en el cual dicen que amanecieron con la 'triste' noticia de que su 'querido' Jocker, lobo marino, deja la institución”.

Según Batista, el animal estaba “desde el día anterior muerto y al filtrarse la información no les quedó otra que poner dos o tres palabras en Facebook”. Pero “no dicen la causa de la muerte del lobo marino cuando se sabe que fue porque no le daban comida”.

La conocida activista y comunicadora se pregunta cómo es posible que en una isla no haya comida para dar a los animales de un acuario. “Jocker llevaba tiempo en estado de desnutrición y nadie hizo nada. Varios usuarios a raíz de la noticia confirman desde sus perfiles que al visitar la instalación semanas anteriores eran alarmantes y preocupantes las condiciones en que se encontraba el león marino”, denunció.

“Si no tienen comida para los animales, ni condiciones, ni asistencia veterinaria... pido que los liberen o los entreguen a otro acuario internacional que los acoja y les dé vida”, expresó Beatriz Batista.

Otros protectores de animales y cubanos sensibilizados con la causa apoyaron la solicitud de Batista en los comentarios al post. También expresaron su indignación por las condiciones de esas instituciones estatales.

“...los animales famélicos, muertos de hambre, y que pretenden que sean una atracción, sería bueno que las personas dejaran de visitar los acuarios y los zoológicos, así no serían lucrativos y tal vez con eso se lograría que los cierren y los animales sean devueltos a su hábitat natural, pero eso es tan difícil que ocurra en un país como el nuestro con tan poca cultura de protección animal y tanta insensibilidad por parte del gobierno al respecto”, opinó la doctora Mabel Bertot.

“Te juro que en eso sí admiro a los uruguayos. Tanto destrozo hicieron en los zoo del país que tuvieron que cerrarlos porque les costaba más repararlo que mantenerlo. (…) Mira que hay desidia en el gobierno [cubano] asqueroso ese”, comentó Ileana Conejero.

Margarita Pablos llamó “criminales” a quienes debían velar por el lobo marino. “Y sólo saben mentir, pero ya las mentiras nadie se las cree... Hasta cuándo tanto abuso y tanto maltrato... ¿De qué Ley de protección animal estamos hablando? Todo es una burla”.

Pablos también exigió que “liberen a los animales que merecen vivir más que todos los desalmados, incompetentes y abusadores que tienen al lado”.

En opinión de Yisel Marrero Ortega, “los acuarios, zoológicos y delfinarios son la peor creación del hombre para maltratar a las especies de la vida salvaje”. Además, Cuba no es “un país próspero por lo que no debería permitirse el lujo de responsabilizarse por el bienestar y alimentación de estas especies y otras”.

Marrero Ortega insta a “reconocer y ser conscientes de esta realidad, y buscar alternativas para que la vida que resta a los leones marinos que quedan y delfines, sea algo digna, liberándolos –lo cual no es un proceso sencillo, sobre todo si se trata de un animal nacido en cautiverio– o cediéndolos a otros acuarios donde les garanticen una mejor vida”.

Sylvia Grimaldi Gómez criticó la “crueldad e ignorancia” de los responsables del Acuario Nacional. Cree que este tipo de sitios son “anticuados” y “no deben existir”, porque ningún acuario “puede duplicar el océano”.

“Descansa en Paz Jocker, ya cruzaste a la luz, ya no hay más cautiverio ni maltrato. ¡Ya eres LIBRE y tu alma nada con tu manada en el océano!”, agregó Grimaldi.

“Qué indignante situación, si no tienen condiciones para tener a un animalito en cautiverio deberían pensar en la opción de liberarlos”, expresó Yulieisy Sánchez, quien también cuestiona “que estamos rodeados de mar y no haya alimento para un angelito que come peces”.

Sánchez pidió “justicia”, porque “morir de viejito está bien, es la ley de la vida, pero de hambre ya eso sí es crueldad animal y mucha”.