Cuba reporta 618 nuevos casos de COVID-19 y otras cuatro muertes

Cincuenta y cinco pacientes permanecen en cuidados intensivos, de los cuales 29 son reportados en estado crítico y 26 como graves
 

Reproduce este artículo

Las autoridades sanitarias de Cuba reportaron el diagnóstico este sábado de 618 nuevos casos de COVID-19 y el fallecimiento de otras cuatro personas como consecuencia de la enfermedad pandémica que, hasta el momento, ha provocado la muerte de 322 en la isla.

Según analizó este domingo en su habitual conferencia televisiva el director nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública (Minsap), Francisco Durán, los nuevos diagnósticos siguen contándose en cifras elevadas, pero los registrados la víspera son muchos menos que la jornada precedente y la media de los últimos 15 días, lo que podría indicar que las medidas aplicadas ante el tercer rebrote de coronavirus en el país están arrojando resultados.

El total acumulado de casos desde el inicio de la pandemia en Cuba, en marzo de 2020, asciende a 49 779. Los fallecidos registrados el sábado fueron tres hombres y una mujer, con edades entre los 74 y los 86 años.

De acuerdo con lo comunicado por Durán, todos fueron contactos de casos confirmados con anterioridad y presentaban indistintamente antecedentes patológicos que elevan las probabilidades de desarrollar cuadros de gravedad ante el contagio como hipertensión arterial, cardiopatía isquémica, diabetes, entre otros.

De los nuevos positivos, 560 fueron contactos de casos confirmados, 26 tuvieron su fuente de infección en el extranjero y en 32 no se había podido precisar la fuente de infección hasta el momento del cierre de la información oficial.

Ésta precisa además que, de 4 159 casos confirmados y activos, 55 pacientes permanecen en cuidados intensivos, de los cuales 29 son reportados en estado crítico y 26 como graves.

La mayoría de los nuevos casos correspondieron a las provincias La Habana (286), Camagüey (87) y Granma (37). La capital ha sido el territorio de mayor complejidad epidemiológica por sus características sociodemográficas, mientras que el resto de los territorios parece van consiguiendo vencer el tercer rebrote.

El doctor Durán detalló en su conferencia que 19 234 personas están ingresadas. Además de las que son casos confirmados y activos, 3 083 son sospechosas de un eventual contagio.

Tercera ola de COVID

El tercer rebrote de COVID-19 en Cuba obligó a retroceder de fase epidemiológica a varias provincias y municipios. El régimen responsabilizó a los ciudadanos que han viajado y regresado del exterior del incremento de casos que experimenta el país desde mediados de noviembre, cuando decidió reabrir sus aeropuertos internacionales.

Si bien no ha emprendido un nuevo cierre de fronteras, decretó la reducción del número de vuelos diarios y amenaza a los cubanos residentes en el exterior con cuantiosas multas y sanciones en caso de que incumplan con las medidas sanitarias durante su estancia en la isla.

Asimismo, el 30 de enero decidió volver a la práctica de aislar durante días a todos los viajeros que arriben al país desde el exterior.

El oficialismo también situó la responsabilidad del incremento de casos en la ciudadanía, aunque para la opinión pública son las colas y las aglomeraciones para tratar de comprar algo en un país signado por la escasez las potenciales causas de que no mengüen los contagios al ritmo deseado.