Cuba mantiene el rebrote de COVID-19 y reporta otros 59 casos de la enfermedad

De los 356 casos activos en la Isla, 349 mantienen una evolución clínica estable mientras que siete pacientes se reportan en estado grave.
 

Reproduce este artículo

Este sábado, el Ministerio de Salud Pública (MINSAP) de Cuba sumó otros 59 casos de coronavirus, lo que eleva a  2888 el número total de casos de COVID-19 en la Isla desde la detección de la enfermedad en el territorio nacional el pasado 11 de marzo.

De acuerdo con el doctor Francisco Durán García, director nacional de Epidemiología del MINSAP, actualmente se mantienen ingresados 773 pacientes, de los cuales 22 están en vigilancia, 395 son sospechosos de haber contraído el coronavirus SARS-CoV-2 y 356 son casos confirmados o activos.

Los 59 casos confirmados en las últimas 24 horas son cubanos. Dieciséis de ellos fueron contactos de pacientes diagnosticados previamente y 41 se contagiaron en el extranjero, mientras que en dos de los pacientes no se precisa la fuente de contagio.  

De los 18 casos autóctonos diagnosticados cuatro pertenecen a la provincia de Artemisa y 14 a La Habana. Ambas provincias se mantienen con la mayor tasa de incidencia de la enfermedad provocada por el nuevo coronavirus.

De los 356 casos activos en la Isla, 349 mantienen una evolución clínica estable mientras que siete pacientes se reportan en estado grave. Actualmente, no hay casos críticos ingresados en los hospitales cubanos.

Este sábado, el ministro de Salud Pública de Cuba, José Ángel Portal Miranda, intervino en la conferencia de prensa diaria de su organismo y aseguró que el país está "en presencia de un nuevo brote de la enfermedad (COVID-19) que pone en riesgo a toda nuestra población".

"El pronóstico indica que la situación está próxima a volverse en incontrolable si todos no tomamos las medidas que se han definido por el país, por lo tanto la amenaza de (la pandemia de) seguir creciendo se acentúa cada día que pasa", aseveró.

Según Portal Miranda, el modelo de pronósticos de la pandemia en la capital cubana "indica que estamos en una etapa de crecimiento exponencial" de la COVID-19.

El ministro de Salud Pública atribuyó el aumento de casos a las "negligencias" de las instituciones y la población. Además, informó que "se decidió retroceder a la fase de transmisión autóctona limitada a la provincia de La Habana, después de haber estado un mes en fase uno (de recuperación)".

El régimen cubano estableció la fase de transmisión autóctona hace varios meses, cuando aumentaron considerablemente los casos de coronavirus en la Isla. A finales de junio procedió a la desescalada de las medidas de confinamiento y anunció la entrada en la etapa recuperativa, que ahora ha sido echada atrás.