Madre denuncia “enseñanza adoctrinadora y limitada” en Cuba

“Si insultante es la enseñanza adoctrinadora y limitada de la Historia y Educación Cívica, lo que sucede con la asignatura de Español-Literatura es casi más doloroso aún”, denunció una psicóloga y madre cubana
Adolescentes cubanos obligados a marcha en homenaje a Fidel Castro. Foto: AFP
 

Reproduce este artículo

Juliette Isabel Fernández Estrada, graduada de Psicología de la Universidad de La Habana, y esposa del periodista independiente y opositor Boris González Arena, denunció la “enseñanza adoctrinadora y limitada” que prolifera en la Cuba dominada por el castrismo.

En un post publicado en su Facebook, contó que “en la teleclase de Español-Literatura de séptimo grado dejaron diez ejercicios de tarea para responderlos a lo largo de la semana”, en los que es evidente la orientación política de los niños y adolescentes en la isla.

Según Fernández Estrada, el capítulo que están estudiando es sobre la descripción. “Deben analizar textos descriptivos y ejercitar el uso de adjetivos”, contó, pero de los diez ejercicios orientados:

- El primero se basa en una descripción de José Martí hecha por Rubén Darío.

- El segundo es sobre una descripción del Che hecha por Raúl Roa.

- El tercero es a partir de una descripción de Camilo Cienfuegos.

- El cuarto es para describir el emblema de la Unión de Jóvenes Comunistas.

- El quinto es sobre una descripción de Julio Antonio Mella hecha por Juan Marinello.

- El sexto es una descripción del escudo nacional.

- El séptimo es sobre una descripción de la mariposa, la flor nacional.

“Solo los tres últimos ejercicios son sobre aspectos técnicos de la descripción, o sobre el poema 'La higuera', de Juana de Ibarbourou. Y sí, leyeron bien, no es Historia de Cuba, es Español-Literatura”, expresó la psicóloga.

“Si insultante es la enseñanza adoctrinadora y limitada de la Historia y Educación Cívica, lo que sucede con la asignatura de Español-Literatura es casi más doloroso aún”, denunció.

“Llevo años viendo cómo mis hijos, en los exámenes de esa asignatura, tienen que narrar cómo era la vida de los aborígenes o los esclavos cubanos, o describir la personalidad y las hazañas de Frank País, Camilo Cienfuegos u otro mártir. Varias veces me he quejado de eso en reuniones de padres. Y llevo años viendo cómo, curso escolar tras curso escolar, el entusiasmo de los niños por redactar va languideciendo”.

Juliette Fernández Estrada trata, como puede, de contrarrestar esto: “durante este confinamiento me entretengo en buscar en internet ejercicios de creatividad para escritores y se los pongo a mis hijos como un juego-reto. Así ellos inventan personajes, recrean situaciones de fantasía y disfrutan escribiendo. Y aparecen piñas en lo alto de los árboles, manzanas azules y langostas que se cultivan en surcos”.

La cubana Regina Coyula, apoyó lo dicho en el post por Juliette, y añadió: “En mis años de docencia, todas las asignaturas tenían que vincularse con 'nuestro proceso político ideológico', eso no debe haber cambiado”.