Carlos Alejandro: el sobrino disidente de López-Calleja que reveló intimidades del poder

Cuando encaró a su familia por la represión del 11J, el hoy difunto general Rodríguez López-Calleja le dijo “ingrato” y su primo “El cangrejo”, escolta de Raúl Castro, lo amenazó
Carlos Alejandro: el sobrino disidente de López-Calleja
 

Reproduce este artículo

El actor Carlos Alejandro Rodríguez Halley es el sobrino disidente de Luis Alberto Rodríguez López-Calleja, quien hasta su muerte anunciada este viernes era el poderoso general de División que controlaba gran parte de la economía de Cuba, como presidente del conglomerado de empresas militares Gaesa.

En el momento de su fallecimiento, el militar y empresario castrista de 62 años era miembro del Buró Político del Comité Central del PCC, diputado a la Asamblea Nacional del Poder Popular y “asesor” del presidente Miguel Díaz-Canel.

Hijo de otro militar, Carlos Alejandro Rodríguez Halley se apartó de la tradición familiar y se convirtió en artista independiente, de opiniones opuestas al régimen comunista. Exiliado en España, tras la represión contra las manifestaciones de julio de 2021, el actor hizo un llamado público a su familia en el poder y a los militares del régimen cubano para que depongan las armas y comiencen una transición democrática.

“En este momento no estoy en Cuba, me fui por temor a represalias de mi propia familia por proyectarme en mis redes sociales a favor de los derechos humanos y del diálogo de los intelectuales y artistas con el gobierno”, dijo el joven actor y director de cine en un video de redes sociales.

Explicó que desciende de un grupo perteneciente a la cúpula del régimen. “Mi tío es el general Luis Alberto Rodríguez López-Calleja, mi primo es el nieto de Raúl Castro Ruz, Raúl Guillermo Rodríguez Castro y a ellos están dirigidas estas palabras, como al resto de mi familia y al resto de los militares en Cuba”, comenzó su mensaje en julio pasado.

“Hago un llamado a la concordia y a que depongan las armas, que se inicie en Cuba un proceso de transición a la democracia. Ya el pueblo demostró que no los quiere más en el poder”, declaró el joven artista.

Según Rodríguez Halley, “Cuba ya demostró en las calles de todo el país que no está de acuerdo con su gobierno, que es un gobierno fallido que ha llevado a una situación de crisis sanitaria, económica, social y política”.

Criticó que, aunque los jerarcas comunistas “culpan al gobierno de los Estados Unidos, han demostrado que no van a intervenir militarmente en Cuba. Basta de represión, depongan sus armas”.

Dijo que su llamado lo hace desde “el amor” a su familia, su país, a “los cubanos todos” y la humanidad. “Porque no olvidemos que 'Patria es humanidad'”, concluyó citando al escritor e independentista José Martí.

En otro post de Facebook, Rodríguez Halley señaló a “uno de los más poderosos” del régimen, el general Alejandro Castro Espín, “jefe de las tecnologías de la información y la contrainteligencia militar en Cuba”, como el “responsable del bloqueo de internet en Cuba” durante las protestas que estallaron el 11 de julio.

 

A favor del embargo de Estados Unidos

Carlos Alejandro Rodríguez Halley dijo en una entrevista del 24 de noviembre pasado, que levantar el embargo de Estados Unidos a Cuba sería “enriquecer a esa dictadura”.

“Yo siempre lo he tenido claro: si los americanos quitaran el bloqueo… [Los castristas] tendrían crédito de los bancos norteamericanos; [levantarlo] es enriquecer a esa dictadura y, por supuesto, ampliar su ejército y su influencia y su potencia en toda Centroamérica y Latinoamérica”, afirmó Rodríguez Halley en una entrevista con el Instituto Internacional de Artivismo “Hannah Arendt” (Instar).

El actor y director de cine de 33 años agregó: “Siempre escuché al interior de mi familia que 'el bloqueo tiene la culpa', de todo. Esa es la justificación siempre, tal cual se pone en el Noticiero [Nacional de Televisión], que te meten la mentira de que el bloqueo es la causa de todos los males sociales, económicos y políticos del país… Así mismo es al interior de mi familia”.

Carlos Alejandro dijo que ha escuchado chistes sobre las posibilidades de negocios que tendrían los jerarcas cubanos si levantan el embargo. En la entrevista transmitida en el Facebook de Instar, el artista reconoció que cuando era más joven, hace unos diez años, pedía que quitaran el embargo “y después uno va entendiendo qué cosa es, el por qué [su implementación] en primer lugar, cuándo se instauró y cuál es la justificación de todo eso”.

“¿Te imaginas si el gobierno de los Estados Unidos permite a todos esos bancos norteamericanos dar crédito a esa mafia militar? ¿Qué puede pasar?”, cuestionó el disidente.

Añadió que sería “potenciar a gente que mantiene un ejército armado” a su servicio. Rodríguez Halley comparó el posible escenario con lo sucedido en otras transiciones comunistas, como en Rusia, donde exjefes del Partido y altos mandos militares se hicieron muy poderosos.

 

La “oveja negra” de la familia

El cineasta contó que siempre fue visto como la “oveja negra” entre sus familiares, por su irreverencia hacia la jerarquía militar y sus inclinaciones artísticas. Durante las protestas masivas del 11 y 12 de julio pasado, creó un chat en el que añadió a los hombres de su familia que pertenecen a la cúpula militar y política de Cuba.

En ese espacio virtual, Rodríguez Halley compartió imágenes de la represión gubernamental y el general hoy difunto Rodríguez López-Calleja le dijo “ingrato” por rebelarse contra su familia en el poder. Mientras que el teniente coronel Raúl Guillermo Rodríguez Castro (“El cangrejo”), nieto y escolta personal de Raúl Castro, le advirtió: “cuídate gusanón, que estoy puesto para ti”.

“Es una amenaza, de alguien como él que tiene un poder muy grande sobre el ejército, en el interior y el exterior, que tienen espías en todos lados”, denunció el artista.

Rodríguez Halley reafirmó en la entrevista con Instar su “postura abierta contra de esa dictadura militar totalitaria, que ya tiene que terminar”.

Carlos Alejandro Rodríguez Halley (1988) dirigió el premiado cortometraje Un chino cayó en un pozo (2018). Ha actuado en las películas Caballos (2015), Con los ojos cerrados y Un traductor (2018), entre otras.