Madre cubana: si hay comida para extranjeros tiene que haber para los niños

La activista cubana Yanilys Sariego denunció en su perfil de Facebook el “precio de ser un enfermo celíaco en el "paraíso socialista".
El precio de ser un enfermo celíaco en el "paraíso socialista".
 

Reproduce este artículo

La activista cubana Yanilys Sariego denunció en su perfil de Facebook el “precio de ser un enfermo celíaco en el "paraíso socialista".

“Hoy escribiré sobre un niño cubano que por primera vez en casi 11 años, degustará unos spaghettis gluten free” inicia su post en el cual aborda el caso de su propio hijo. 

“Todo lo que no se sabe ni se quiere saber, se desprecia, reza un dicho popular. En este camino de acompañar la enfermedad de mi hijo he encontrado muchas puertas cerradas, principalmente las institucionales y también he recibido la solidaridad de personas que se han vuelto muy queridas” aseguró en la publicación. 

Sariego apuntó a “la hambruna en Cuba, la dolarización de la economía y la falta de voluntad gubernamental” como las causas de que los niños con dicho padecimiento queden “fuera de una ecuación muy importante: el derecho a una vida digna”.

Según la madre cubana, cuando increpa a un funcionario emerge la justificación del bloqueo ante lo cual “quisiera tomarlo de la mano y llevarlo a esas tiendas que discrecional y convenientemente sortean el embargo para venderle a una madre estos productos que su hijo tanto necesita para vivir”.

La activista publicó algunos precios que debe pagar en MLC para poder alimentar a su hijo y aseguró que el costo es de “casi mil pesos para una comida”.

“No quiero más excusas de funcionarios que no entienden lo que es vivir con esa enfermedad, no quiero más discursos de “hacemos lo posible"; hagan hasta lo imposible porque no voy a permitir que la salud de mi hijo se deteriore por la escasez que ustedes con sus pésimas políticas generan” aseguró Sariego.

El post culmina ratificando que “Patria es mi hijo” y que “mientras haya comida para extranjeros tiene que haber alimentos para los niños enfermos de este país porque así se los voy a exigir”.

En respuesta, el usuario Nelson Sánchez Ramos comentó que “es una pena que tantas personas aún muestren simpatía hacia este gobierno para cuidar un empleo, lograr un ascenso profesional, por miedo o simplemente para seguir viviendo del robo o desvío de los recursos del pueblo que lamentablemente administra”.

Por su parte la internauta Ariadna Jiménez aseguró que como madre entiende “el dolor que llevas por dentro” pues también siente “asco” por “estas tiendas en una moneda que ni siquiera podemos palpar, inventada por aquellos que tienen todo”, y deseó que “ojalá y llegue antes de nuestra muerte una Cuba mejor libre del hambre, la miseria y la explotación que hoy vivimos”.

Sariego fue detenida arbitrariamente el 12 de noviembre de 2021 en su domicilio. Estuvo prisionera durante una semana y tras su excarcelación se conoció que será procesada por los supuestos delitos de desacato y resistencia.

Posteriormente, denunció en redes a uno de sus captores en Cárdenas, provincia Matanzas. El policía con placa 14396 la amenazó con asesinarla y desaparecerla por su activismo político en contra del régimen cubano.