APLP denuncia 17 agresiones a periodistas cubanos en febrero

En su último informe, la Asociación Pro Libertad de Prensa de Cuba (APLP) denunció que un total de 17 periodistas independientes fueron agredidos por el régimen castrista en la isla
Policía en calle de Cuba, frente a mural del Che. Foto: AFP
 

Reproduce este artículo

En su último informe, la Asociación Pro Libertad de Prensa de Cuba (APLP) denunció que un total de 17 periodistas independientes fueron agredidos por el régimen castrista en la isla.

El medio independiente CubaNet informó sobre el informe de la APLP, correspondiente al mes de febrero de 2021, en el que explican que más allá de los contabilizados en su documento pueden existir otros casos de represión.

La APLP es una organización sin fines de lucro que defiende el derecho a la libertad de opinión y prensa en Cuba, y que en abril de 2006 solicitó su inscripción en el Registro de Asociaciones del Ministerio de Justicia, pero nunca ha recibido respuesta, explica CubaNet.

Reproducimos los casos de periodistas agredidos, acosados por el Estado o detenidos arbitrariamente en febrero:

Luz Escobar. La Habana. Periodista de 14yMedio. Los días 2 y 22 la periodista fue mantenida bajo arresto domiciliar por represores del régimen sin que hubiera orden judicial y sin explicación de motivos. “Hay dos policías mujeres y agentes de la Policía Política apostados en los bajos del edificio y no me han permitido salir de la casa”, dijo en redes Escobar.

Roberto Rodríguez Cardona. Bayamo, provincia Granma. Periodista de CubaNet. El día 2 fue citado al Centro de Instrucción Provincial de los Delitos Contra la Seguridad del Estado e informado que su caso sería presentado próximamente en el programa televisivo Mesa Redonda, y que luego sería acusado de terrorismo.

Yunior Berges González. Bayamo, provincia Granma. Periodista de Observatorio de Derechos Económicos (España). El día 5 fue arrestado en horas de la mañana en la vía pública, conducido al Centro Provincial de los Delitos Contra la Seguridad del Estado, y mantenido bajo arresto por más de 24 horas. “Hubo amenazas y hablaron sobre presuntas vinculaciones mías con terroristas, el teléfono me lo desbarataron, me lo devolvieron con la pantalla destrozada, al parecer lo tiraron contra el piso y lo golpearon con algún objeto sólido”, narró el periodista.

Alberto Corzo. Colón, provincia Matanzas. Periodista del Instituto Cubano de Libertad de Expresión y Prensa (ICLEP). El día 5 fue detenido por un agente de la Policía Nacional revolucionaria (PNR), traslado la estación policial del propio municipio. “Cuando llegué, el oficial encargado de la recepción me dijo que no sabía los motivos de mi arresto, que yo estoy bajo investigación del Alto Mando de la Seguridad del Estado en la provincia (Matanzas). Después de un rato me permitieron irme”, dijo el comunicador.

Vladimir Turró Páez. La Habana. Periodista de CubaNet. Los días 8 y 24. Fue arrestado en la vía pública en horas de la mañana por agentes de la Policía Nacional Revolucionaria cuando en unión de un colega se dirigía a cubrir el desalojo de una familia en el municipio Centro Habana. Conducido a la sexta estación policial en el municipio Playa. El arresto se prolongó durante cuatro horas. El 24 nuevamente fue arrestado en la vía pública por la tripulación de un auto policial y llevado a la estación policial del municipio La Lisa. “Iba para La Habana Vieja a cubrir la protesta de un grupo de jóvenes católicos que tenían pensado colocar una tela entres dos edificios solicitando la libertad de los presos políticos, fui interrogado por oficiales de la Policía Política quienes me amenazaron con 15 000 pesos de multa por presunta Actividad Económica ilícita”, refirió.

Enrique Díaz Rodríguez. La Habana. Periodista de CubaNet. El día 8 fue arrestado en la vía pública en horas de la mañana por agentes de la Policía Nacional Revolucionaria cuando, junto a su colega Vladimir Turró, se dirigía a conocer detalles del anunciado desalojo de una familia en el municipio Centro Habana. Conducido a la 6ta estación policial en el municipio Playa. Su arresto se prolongó durante cuatro horas.

Lizay Reina Lazo. Lugar de residencia: Santa Clara, provincia Villa Clara. Freelancer. El 12 de febrero fue citada para la Unidad Provincial de Operaciones de la Seguridad del Estado, e interrogada sobre sus actividades periodísticas. “Un oficial llamado Marcos me dijo que no podía seguir haciendo entrevistas ni tomando fotos en la calle para luego publicarlas, que como yo no trabajo para ningún órgano de prensa oficial eso constituye un delito y podía ir a prisión. Me levantaron un Acta de Advertencia y luego me dejó ir”, relató Reina Lazo.

Julio César Álvarez López. La Habana. Periodista de la Asociación Pro Libertad de Prensa (APLP). El día 12 tuvo que presentarse a las 2: 30 de la tarde, previa citación oficial, en la estación policial conocida como Aguilera, en el municipio Diez de Octubre, interrogado por un oficial de la Policía Política. “El interrogatorio estuvo a cargo de un oficial que dice llamarse Osvaldo, dijo ser él quien va a ‘atender’ a la APLP. Agregó que yo tenía las puertas abiertas para si quería irme del país, que aprovechara, que ya algunos se habían ido”, refirió el periodista.

Frank Correa y Yunia Figueredo. La Habana. Periodistas de ADN Cuba. El día 12 la vivienda de los periodistas fue allanada por agentes de la policía política y Policía Nacional, un total de 8 personas participaron del registro que duró algo más de dos horas. “Ocuparon la laptop y el teléfono de Yunia y el mío. Pero al parecer lo que buscaban eran los impresos con pensamientos de José Martí que habíamos estado repartiendo entre la población, cuando los encontraron, a los pocos minutos dieron por terminado el registro”, aseguró Correa.

Laura Sánchez Puentes y Miguel Macías Rodríguez. Santa Clara, provincia Villa Clara. Periodistas Freelancers. El día 18 fueron detenidos por agentes de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR) y de la Policía Política cerca del centro de aislamiento para pacientes de la COVID-19 ubicado en el Instituto Pedagógico de Santa Clara. Los periodistas aseguraron que los represores los detuvieron con violencia y no los dejaron llegar al referido centro de aislamiento.

Miriam Herrera. La Habana. Periodista de Asociación Pro Libertad de Prensa (APLP). El día 18 el oficial de la Policía Política que dice nombrarse Osvaldo se presentó, en horas de la mañana, en la casa de la periodista en el municipio Regla con el presunto objetivo de conversar con ella. “Comenzó el interrogatorio preguntando si tenía intenciones de irme de Cuba, agregó que yo debía conocer de las leyes prohibitivas del ejercicio del ‘periodismo independiente’. La ‘conversación’ duró una media hora”, puntualizó Herrera.

Héctor Luis Valdés Cocho. La Habana. Periodista de ADN Cuba. El día 19 fue arrestado frente al Ministerio de la Agricultura cuando reportaba, sobre las 10: 30 de la mañana, en tiempo real una protesta de un grupo de protectores de animales (animalistas) que exigían la Ley de Protección de los Animales. “Me llevaron a la estación policial de Zapata y C (Vedado), ahí me mantuvieron cerca de una hora, querían que firmara un Acta de Advertencia por Propagación de Epidemia”, declaró en redes el periodista.

Julio Antonio Aleaga Pesant. La Habana. Periodista de la Asociación Pro Libertad de Prensa (APLP). El día 25 el oficial de la Policía Política que se hace llamar Osvaldo y dice estar encargado (por el Departamento 21 de la Seguridad del Estado, Grupo de Enfrentamiento a la Prensa) de “atender” a la APLP, se presentó en su domicilio con el fin de citarlo a “entrevista”.

Orestes Pérez Toledo. Santa Clara, provincia Villa Clara. Freelancer. El día 26 fue Arrestado por agentes de la policía uniformada y de la Policía Política cuando se dirigía a cubrir una protesta ciudadana en la tienda La Pelota, ubicada en áreas del complejo recreativo Sandino, en la propia ciudad de Santa Clara.

Camila Acosta. La Habana. Periodista de CubaNet. El día 26 Acosta comunicó que su cuenta en Facebook fue hackeada. El hecho ocurrió poco tiempo después de la publicación de una entrevista que le hiciera al Embajador de la Unión Europea en La Habana, Alberto Navarro, quien aseguró que en Cuba no había una dictadura, declaración que promovió un sinfín de críticas al diplomático.

 

Otros casos de violación a la libertad de expresión

Yosvanis Sotolongo Pérez. Reparto Escambray, Santa Clara. El día 6 fue detenido en las cercanías de la tienda Praga cuando tomaba fotos de ciudadanos que protestaban contra la policía. Los uniformados lo condujeron hacia la 4ta. estación policial de Santa Clara.

Miguel Cecilio Ramos Ramírez. Santiago de Cuba, provincia Santiago de Cuba. El día 8 Ramos Ramírez, quien es pastor de una iglesia del Movimiento Apostólico, acudió, previa citación oficial para “entrevista”, a la estación policial conocida como “La Motorizada”. “Cuando llegué estaban esperándome dos oficiales de la Seguridad del Estado (Policía Política), me dijeron que me citaron por mis publicaciones en Facebook, que eran muy críticas contra el Estado y que por eso podía ser multado, les respondí no iba a renunciar a mi derecho a la libertad de expresión; terminaron asegurando que si yo seguía manteniendo esa actitud se me abriría un proceso para encarcelarme”.

Carlos Miguel Corderos García y Alejandro Corderos López. Barrio Condado, Santa Clara. El día 19 fueron advertidos por agentes de la policía por manifestarse en el comercio minorista de su localidad (bodega) por cómo el gobierno se lleva los dólares de las ventas en las tiendas en Moneda Libremente Convertible para el extranjero, y que no invierte ni un dólar en el país.