Intelectuales critican a Viengsay Valdés por apoyar represión del Mincult

“No se dialoga con adoctrinados que apoyan dictaduras ni con indiferentes que se creen inteligentes. No digo que no se deba, es que no se puede”, concluyó un cubano en redes sociales
Intelectuales critican a Viengsay Valdés por apoyar represión del Mincult
 

Reproduce este artículo

Intelectuales, artistas y miembros de la sociedad civil independiente han criticado a Viengsay Valdés, directora general del Ballet Nacional de Cuba, tras su declaración en apoyo a la represión policial y de funcionarios del régimen, desatada el pasado día 27 a las afueras del Ministerio de Cultura (Mincult).

La primera bailarina se sumó a los voceros a los que apela el régimen para orquestar la campaña mediática con la narrativa oficialista. Viengsay calificó los sucesos ocurridos “como un intento de orquestar una concentración”.

“Claramente una provocación y una afrenta a nuestras instituciones y a Martí, un ser extraordinario que supo alertarnos de las peligrosas intenciones de Estados Unidos hacia Cuba y Nuestra América. Quienes sirven a esos intereses, lejos de honrarlo, lo mancillan. Para mí, está claro que no existía intención de diálogo, solo de crear disturbios contra el escudo de nuestra Revolución: la Cultura”, afirmó la directora del BNC desde 2020 en sustitución de Alicia Alonso.

La curadora y crítica de arte, Elvia Rosa Castro, aseveró en su perfil en Facebook luego del pronunciamiento de  Viengsay: “Como mismo las bailarinas del ballet cubano están entrenadas para la disciplina del cuerpo y la repetición acrítica y autómata de movimientos, gestos y coreografías, años tras años, de igual modo su directora repite como papagayo lo que lee o le dictan. Ni siquiera el hecho de que haya mujeres jóvenes (más talentosas que ella puesto que piensan de manera autónoma) en ese grupo la detiene en su desatino”.

Por su parte, el ilustrador Alen Lauzán, añadió junto a una captura de imagen de una publicación del Mincult con las palabras de la bailarina: “Continúan las muelas culturosas, la bobería de que no se quiere diálogo. Hay más apoyo a la violencia que pan. Y es que no se puede dialogar con cheos que aceptan una policía política y/o política cultural”.

“No se dialoga con adoctrinados que apoyan dictaduras ni con indiferentes que se creen inteligentes. No digo que no se deba, es que no se puede”, concluyó.

“A mí no me sorprende que Viengsay Valdés, directora del Ballet Nacional de Cuba defienda la canallada del Ministro de Cultura Alpidio Alonso y sus Vice Ministros Fernando León Jacomino y Fernando Rojas. Valdés ya no es solamente una prima ballerina, es ahora funcionaria, dirigente”, precisó, Lynn Cruz.

La actriz cubana señaló además, que en este caso “ella está apoyando a los suyos”. “Ahora bien, no sé si será consciente de apoyar la actitud corrupta que aparece en las imágenes. Un funcionario público no es eso que yo vi en la calle 2 entre 11 y 13 en la localidad del Vedado. La actitud de Alonso, de León y de Rojas dejó clara su defensa a un pequeño grupo en el poder, visto que esas personas que se encontraban afuera, artistas, periodistas e intelectuales representan el sentimiento de los cientos que estuvimos el pasado 27 de noviembre de 2020”, comentó Cruz.

“Porque lo saben y porque sabían que a través de los teléfonos estaban transmitiendo en vivo, lanzaron esos manotazos. Para evitar que se repitiera lo sucedido y entonces llegar al extremo que están evitando a toda costa, no porque amen al pueblo, sino porque se les termina de derrumbar el castillo revolucionario”, acotó la intérprete.  

“(…) Repito, no me extraña que Valdés apoye a Alonso, León Jacomino, y Rojas. Me sorprende cuando lo hacen los artistas, intelectuales y periodistas porque eso significa que no sienten la menor empatía por sus propios colegas y esto si habla de una actitud extensivamente corrompida”, concluyó Cruz

“Dirá como funcionaria lo que le conviene, que ella compuso esa rumba en tiempo de son: 'Me descompongo amor, me descompongo', 'mejor bailo de cisne que opinando no la pongo'. Si dijera lo que piensa la suicidan. Todos elegimos”, señaló la fotógrafa Giselle Delgado Arias.

El 27 de enero un grupo de artistas, intelectuales, periodistas independientes y activistas cubanos se concentraron frente al Mincult, para exigir un “diálogo” con funcionarios del régimen sobre la creación independiente y otras libertades fundamentales en la isla. Los allí reunidos pacíficamente, fueron violentamente agredidos y arrestados por la policía castrista. Entre los represores, se encontraban también el propio ministro de de Cultura, Alpidio Alonso, y los viceministros Fernando León Jacomino y Fernando Rojas.