Anamely Ramos critica patrocinio de JetBlue y Hugo Cancio a fiesta del 4 de Julio

Ramos criticó que JetBlue y Hugo Cancio patrocinaron la fiesta por la independencia de EEUU ofrecida por la embajada, a la que asistieron familiares de presos políticos.
Anamely Ramos critica patrocinio de JetBlue y Hugo Cancio a fiesta del 4 de Julio
 

Reproduce este artículo

La activista cubana Anamely Ramos criticó este lunes que la aerolínea JetBlue y el empresario cubanoamericano Hugo Cancio hayan patrocinado la celebración por el 4 de Julio, día de la Independencia de Estados Unidos, ofrecida por la embajada norteamericana en La Habana, a la que asistieron también familiares de presos políticos.

“Ya sabíamos de unos cuantos activistas importantes y familiares de presos a los que no los dejarían asistir. Por suerte veo que otros sí lo hicieron, y agradezco los esfuerzos para que eso fuera posible, pero más les agradezco a esos mismos familiares que se están poniendo en peligro aún más en un momento en que ni siquiera podemos imaginar hasta dónde pueden llegar las represalias”, opinó en redes sociales la activista Anamely Ramos, sobre el evento realizado el viernes 1 de julio.

Entre los familiares de encarcelados por las manifestaciones antigubernamentales del 11 de julio de 2021, estuvo Luis Wilber Aguilar Bravo, padre de Walnier Luis Aguilar Rivera. “Hoy mi hijo sufre la injusta condena de12 años de privación de libertad, yo, su padre, estaré en todos los escenarios. Si muero en esta lucha moriré contento y orgulloso de defender a mi hijo”, expresó en Facebook.

Sin embargo, tanto Ramos como otros criticaron la presencia en la fiesta del 4 de Julio del empresario cubanoamericano Hugo Cancio, partidario del acercamiento de Washington con el régimen comunista y dueño de negocios como la tienda online Katapulk, desde la que vende a sobreprecio comida en la isla en medio de la escasez.

"También veo en la celebración personas que tienen empresas de envíos a Cuba. Hugo Cancio, concretamente, que tiene como 20 compañías registradas sólo en la Florida. Seguramente eran más, pero fue al que vi", escribió la activista.

“Lo que estoy tratando de entender es lo siguiente: tal vez algunas de las personas más vulnerables de Cuba ahora mismo estaban allí arriesgándose para conseguir ayuda para liberar a sus hijos y tuvieron que compartir con esos que le venden un paquete de leche a 60 dólares, la leche que ellos necesitan para enviar en el saco de sus hijos para la prisión”, criticó Anamely Ramos.

“¿O es que Katapulk y otras empresas estarían dispuestas a no vendérsela más, a abrir un programa de ayuda para regalar leche a los presos políticos y sus hijos?”, cuestionó la activista desterrada, a quien American Airlines impidió abordar su vuelo de regreso a Cuba en febrero, por orden del régimen cubano.

En los agradecimientos a los “donantes” figuran JetBlue y Fuego Enterprises, la compañía paraguas de varios negocios de Hugo Cancio.

“En los patrocinadores de la celebración también está JetBlue. ¿Es que podían haber estado American Airlines y Southwest? Seguramente. Cualquier día de estos coincidimos en alguna celebración de la democracia”, agregó Ramos sobre compañías que no permiten a los cubanos abordar vuelos si el régimen así lo determina por motivos políticos.

También el emprendedor cubano Abel Cartaya dijo este fin de semana sentir “vergüenza” de ver al empresario Hugo Cancio, partidario del acercamiento de Washington con el régimen comunista, en la fiesta de la Embajada de Estados Unidos.

Cartaya, un emprendedor del rubro de las artesanías en la provincia de Matanzas, respondió a una publicación en Twitter de la Embajada de EE. UU., en la que se criticaba el encarcelamiento del rapero opositor Maykel Osorbo.

“Lo que sucede es que a ese régimen lo apoyan testaferros y empresarios de todo el mundo, principalmente desde USA… Sentí vergüenza al ver al sr Hugo Cancio en los festejos por el 4 de Julio”, expresó Cartaya en la red social.

“Esta dictadura ha hecho lo que ha querido en sus propias narices y la pregunta: ¿Por qué lo permiten?”, agregó el emprendedor.

Fuego Enterprises Inc., donante de la actividad de la sede diplomática de Washington en La Habana, es una empresa de Estados Unidos activa en medios y entretenimiento, telecomunicaciones, viajes y bienes raíces. En Cuba tiene licencia también para comercializar productos agroalimentarios, artesanales y bienes de consumo.

Fundada en 2004 y conocida hasta 2012 como Grupo para el Desarrollo de Negocios con Cuba, la compañía fue creada por Cancio, su propietario y principal accionista. En julio de 2021, el Ministerio de Comercio Exterior e Inversión Extranjera de Cuba (Mincex) autorizó la inscripción y otorgó la licencia correspondiente a la empresa en el Registro Nacional de Representaciones Comerciales Extranjeras, adscrito a la Cámara de Comercio de la isla.

Fue la primera autorización de esta naturaleza dada a una compañía propiedad de un cubanoamericano, aunque OnCuba, filial de Fuego Enterprises, operaba desde años antes en sus distintas ramificaciones (medio de comunicación y agencia de viajes) con oficinas en la capital cubana.

Cancio ha sido criticado por algunos de sus negocios en la isla como la tienda online Katapulk, que vende a precios excesivos productos producidos en Cuba, pero escasos o inexistentes en la red minorista a la que pueden acceder la mayoría de los cubanos.

El pasado diciembre, en medio de la escasez de carne de cerdo que privó a muchas familias de disfrutar la tradicional cena del último día del año, Katapulk tenía varias ofertas en dólares del cárnico, mientras que meses antes ofreció leche en polvo en presentaciones cuyos precios iban desde los 65 hasta los 289 dólares, aun cuando el régimen ha sido incapaz de proveer el producto en las canastas normadas de personas con dietas especiales.