Siervas del Corazón de María convocan a orar por libertad y paz en Cuba

Las religiosas en Cuba anunciaron que acompañarán “a toda persona, desde la verdad, la justicia y la dignidad, al modo de la Virgen María”
Siervas del Corazón de María en Cuba
 

Reproduce este artículo

La Congregación de Hermanas Siervas del Sagrado Corazón de María convocó a una oración por Cuba, desde el 12 de noviembre al 8 de diciembre, con énfasis en el próximo domingo 14 de noviembre, víspera de la Marcha Cívica por el Cambio.

Las religiosas, “después de compartir y orar juntas lo que estamos viviendo como pueblo, decididas a contribuir con la Cuba que soñamos”, anunciaron que acompañarán “a toda persona, desde la verdad, la justicia y la dignidad, al modo de la Virgen María”.

Según publicaron en la página de Facebook de la congregación, decidieron “ser artesanas de paz, inclusión, libertad, diálogo y reconciliación, conscientes de que cada una ha de vivirlo primero en su propio corazón y en su comunidad, para que irradie en las personas con las que compartimos la vida y la misión”.

“Profundamente convencidas de la fuerza de la oración, queremos invitarlos a orar por Cuba como 'Familia SSCM'”, añadió.

Las Siervas del Sagrado Corazón de María es una congregación religiosa fundada en Francia en 1860, por Francisco Delaplace y Marie Moisan. Están presentes en Cuba desde el 12 de mayo de 1950.


Esta semana Sor Nadieska Almeida Miguel, Superiora de las Hijas de la Caridad en Cuba, se pronunció sobre la Marcha Cívica por el Cambio, convocada para el 15 de noviembre, y cuestionó al régimen cubano: “¿Es tan difícil permitir una marcha que es legítima en sí misma?”.

En la Súplica Abierta, publicada el 9 de noviembre por la página de Facebook 'Areópago Cubano', la religiosa menciona la represión contra los impulsores de la manifestación del 15N.

“Desde la propuesta de la marcha pacífica, planificada con antelación y respeto, también con una invitación clara a la libertad de expresión, derecho de cualquier ciudadano en cualquier lugar del mundo, desde esa respetuosa propuesta, hemos sido testigos de respuestas totalmente contrarias, incluso arbitrarias: actos de repudio, llamadas telefónicas amenazantes, golpizas propiciadas por agentes de la policía, quienes supuestamente están para acompañar y proteger a todo el pueblo, citaciones para advertencias, detenciones de jóvenes, difamaciones en medios oficiales... y así, podemos seguir nombrando", agregó.

Posteriormente envió varias preguntas al régimen de La Habana: "¿Es ese el modo de pensar como país? ¿Es eso lo que queremos que aprendan las generaciones que se están formando? ¿Es esa la manera de recuperar a nuestra patria? ¿Es tan difícil permitir una marcha que es legítima en sí misma? ¿Acaso no será más fácil dejar que cada quien exprese su sentir?”.

 

Obispos a favor de la libertad de expresión y contra la violencia

La Conferencia de Obispos Católicos de Cuba emitió un mensaje este jueves ante el “aumento de un clima de tensión” en el país, en días cercanos a la Marcha Cívica por el Cambio.

“Toda persona merece estima y reconocimiento de su dignidad, por su condición de ser humano e hijo de Dios, por ser ciudadano libre, sujeto de derechos y deberes. En consecuencia, todo cubano debería poder expresar y compartir libremente y con respeto, sus opiniones personales, su pensamiento o sus convicciones, incluso cuando disienta de la mayoría”, refiere el comunicado.

Los pontífices advirtieron que “cualquier acto de violencia, ya sea física, verbal o sicológica, hiere gravemente el alma de la nación cubana y contribuye todavía más al pesar, al sufrimiento y a la tristeza de nuestras familias”.

“Un alma herida no está en condiciones de construir un futuro de esperanza (…)”, subrayaron los religiosos en su pronunciamiento.

“Consideramos que urge, cada vez más, la implicación de los cubanos en un proyecto de nación que involucre y motive a todos; que tenga en cuenta las diferencias, sin exclusiones ni marginaciones”, señalaron.

Los Obispos resaltaron la necesidad de “implementar mecanismos donde, sin temor a intimidación y represalias, toda persona pueda ser escuchada y se encaucen las insatisfacciones ante las duras realidades cotidianas que agobian a tantos, especialmente a los más empobrecidos y vulnerables”.

Los católicos pidieron un “gesto de indulgencia” para los detenidos por las protestas del pasado 11 de julio, cuando miles de cubanos se lanzaron a las calles para exigir cambios al régimen y el respeto a los derechos humanos.

“Una vez más exhortamos a todos a que no escatimemos esfuerzos para que se allanen los caminos del entendimiento, la reconciliación y la paz; de tal modo que las diversas propuestas sobre el destino presente y futuro de nuestro país, encuentren un ámbito de cordura, tolerancia y concordia, y se establezca un diálogo armónico y civilizado en el cual se puedan encontrar las mejores soluciones a los problemas que nos atañen”, expresaron los Obispos.