Opositor Arturo Sábado condenado a un año y medio de cárcel

Su esposa, la también activista Yanara Marcelo, asegura que la fiscalía utilizó falsos argumentos y pruebas para condenar al joven militante del Foro Antitotalitario Unido (FANTU).
Activista-FANTU
 

Reproduce este artículo

El activista Arturo Sábado Martínez, de la organización opositora Foro Antitotalitario Unido (FANTU), fue sentenciado a un año y seis meses de cárcel este 15 de junio en la provincia de Villa Clara.

Su esposa, la también activista Yanara Marcelo, declaró a Radio Martí que la fiscalía utilizó falsos argumentos y pruebas para condenar a Sábado, quien todavía espera el traslado a la cárcel definitiva.

El opositor de 31 años fue arrestado el 7 de junio en el municipio cabecera, Santa Clara. Sábado se desempeñaba como directivo de la rama juvenil de la organización política que dirige el opositor Guillermo Fariñas.

El joven fue trasladado a una unidad policial de la ciudad por hacer críticas contra el gobierno en las colas de alimentos y otros productos básicos.

En conversación vía telefónica con la sede del FANTU, Marcelo comunicó que el activista se había personado ante una citación oficial hecha por el jefe de sector de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR) el día anterior. Y aunque el oficial nunca se presentó, el opositor fue introducido en una celda.

En horas de la tarde, cuando la cónyuge de Arturo no lo vio regresar a su hogar, acudió a la Tercera Unidad de la PNR de Santa Clara y los oficiales de carpeta le confirmaron que él se encontraba arrestado ahí hasta el día del juicio y era posible que lo condenaran por Peligrosidad Social Pre Delictiva.

Los oficiales de la PNR le plantearon a la esposa de Sábado Martínez, que viniera al siguiente día, para ver si la autorizaban que lo viera y lo lograba convencer para que el detenido comenzara a comer, pues se había negado a ingerir cualquier tipo de alimentos.

Desde hace años defensores de derechos humanos denuncian que la ley de peligrosidad predelictiva o "peligrosidad social" se aplica injustamente. 

Los jóvenes cubanos son los más afectados con la ejecución de esta ley, que puede aplicarse por hechos tan simples como no pagar la cuota del CDR o no tener un empleo fijo.