Con título y con hambre, otro profesional expone inutilidad de estudios para vida digna en Cuba

“Ningún cubano trabajador, como yo, debería de mendigar alimentos", afirmó el profesor Austin Llerandi Pérez, cuyo título universitario no lo exime de tener sólo arroz para comer.
Profesional cubano expuso inutilidad de estudios para vida digna en Cuba. Foto: Facebook/Austin Llerandi Pérez
 

Reproduce este artículo

El cubano identificado en Facebook como Austin Llerandi Pérez expuso este domingo en esa red social la inutilidad que tienen los estudios y un título universitario para tener una vida digna en Cuba, en la que cada día no fuera  inevitable atormentarse pensando qué se comerá y cuándo se acabarán los escasos suministros que cada cual pueda tener en su despensa.

En un post, el egresado de la Universidad de Ciencias Pedagógicas “Enrique José Varona” lamentó que para él haya llegado este día, en que no tiene nada que cocinar salvo arroz blanco, ni dinero para comprar alimentos, lo que a su juicio demuestra que “algo falla” en Cuba.

“En un país donde alguien preparado, que domina a la perfección dos idiomas y lee cuatro, que puede desde realizar trabajos manuales hasta reparar computadoras, que en el campo de las Humanidades puede realizar casi cualquier trabajo, y también irse a estibar a un puerto, en un país donde una persona como esa (soy yo, mi CV está a disposición pública) pasa hambre, algo falla”, escribió Llerandi Pérez.

Según explicó, sólo tenía el arroz blanco, que mostró en la foto con la que acompañó su publicación, así como su título universitario, que confirman que un hombre preparado y trabajador como él, y que ejerce como profesor, experimenta muchas dificultades para alimentarse a diario.

“Este post es solo el delirio de un hombre hambriento y hastiado, que no quiere ayuda, porque prefiere lidiar con su hambre él solo que vivir de la caridad humana. No es arrogancia, no es delirio de superioridad, nada de eso... es principios”.

“Ningún cubano trabajador, como yo, debería de mendigar alimentos, o cualquier otra cosa. No critico a nadie. Ni quiero, ni puedo. Solo pasaba por aquí a decirles que hoy, y en los días que vienen, me acostaré con hambre”, afirmó.

Llerandi Pérez comentó que es una persona sin antecedentes penales, a la que no financia nadie por opinar o hablar de un tema como la escasez de alimentos, rasgos que el oficialismo siempre busca atribuir a aquellos que critican públicamente la situación del país.

“La realidad es objetiva: hoy voy a almorzar y comer arroz blanco. Y rezo porque el arroz blanco dure bastante, dado que faltan casi dos semanas para mi cobro”, subrayó.

La alusión al título universitario en la queja de Llerandi Pérez sigue a la que el pasado viernes hiciese el cubano identificado en Facebook como Christopher Neeson, quien acudió a la ironía y el sarcasmo ante las dificultades de la vida diaria en Cuba y ofreció cambiar su título de oro de la Universidad de Ciencias Médicas de Holguín por “algún paquetico de leche o paquete de galletas” que le sirviera para dar de merendar a su niña.

Neeson contó en su post que, sin otras opciones para resolver la merienda de la pequeña de la casa, el jueves colocó el título universitario encima de la mesa a ver si, mirándolo, se resolvía algo.

“Pero no dio resultado. Y eso que le pusimos ‘corazón’, pero todo fue inútil debido al apagón que no nos dejó ponerle ‘ojo’ por la oscuridad en este caso. ¡Oiga, qué lío con la corriente esta!”, escribió, aludiendo a consignas gubernamentales que suenan vacías para los cubanos que deben afrontar el día a día con numerosas vicisitudes como la escasez de alimentos y las interrupciones por horas del servicio eléctrico, sin importar cuánto hayan estudiado o trabajen para intentar agenciarse una vida digna.