Cigarrillos vuelven a la libreta en La Habana para “evitar acaparamiento”

Las marcas Titanes, Criollos y Aromas se expenderán en las bodegas habaneras de manera regulada y a su precio habitual para evitar el acaparamiento y la reventa, según directivos de comercio interior, en estos tiempos de escasez e inflación
Las marcas Titanes, Criollos y Aromas se expenderán en las bodegas de manera regulada y a su precio habitual
 

Reproduce este artículo

Los cigarrillos producidos en Cuba para el comercio interior exclusivamente en pesos cubanos y a precios más accesibles que aquellos de mayor calidad serán expedidos por la libreta de abastecimientos durante junio en La Habana como una medida para “evitar el acaparamiento y reventa”.

El director de la Empresa Provincial de Comercio, Humberto Cardoso Veliz, informó este viernes que para evitar tales prácticas la comercialización de las marcas de cigarrillos Criollos, Aromas y Titanes se hará el mes corriente en la red de 1 095 bodegas de la capital, previa presentación de la libreta de abastecimiento. 

Según detalló el funcionario, citado por el medio oficialista Tribuna de La Habana, se expenderán ocho cajetillas de Criollos, una de Aromas y otra de Titanes a los consumidores que hayan cumplido los 18 años.

Asimismo, se les venderá dos tabacos y una caja de fósforos, en una distribución que inicia este sábado a los precios habituales y de manera paulatina y escalonada.

Lo último significa, precisó el referido medio, que todas las bodegas no serán abastecidas a la vez ni estarán disponibles los productos al unísono, en un solo envío.

“Las ocho cajetillas de Criollos no se ofertarán en una vuelta, sino que se completará la cantidad fijada en el transcurso del mes”, afirmó Tribuna, que en su reporte a partir de las declaraciones del directivo no descartó que el racionamiento se extienda a otros meses.

Escasez e inflación

Más allá de los objetivos declarados de la medida, el racionamiento de los cigarrillos destinados al consumo de la población nacional fumadora es otro intento más del régimen por administrar su escasez crónica.

De la libreta o cartilla de racionamiento sólo han escapado desde su institución aquellos productos que pueden producirse en abundancia y, por ende, venderse de manera liberada. Sin embargo, en estos tiempos de escasez e inflación, acentuadas por el “ordenamiento” monetario emprendido por las autoridades cubanas y por el impacto de la pandemia y las medidas restrictivas a las que obliga, los cigarrillos dejaron de ser un producto abundante y disponible en todo el momento.

Fumadores cubanos han mostrado su molestia con la subida de los precios en el mercado informal de las marcas ahora racionadas, en parte por el acaparamiento y la reventa, y en parte por la escasez del producto, así como con la venta en tiendas en divisas extranjeras, y a mayor precio, de cigarrillos de mayor calidad producidos en Cuba.

Es el caso de las marcas Hollywood, H Upmann y Popular, antes del ordenamiento accesibles para muchos fumadores que podían permitírselas a un costo de entre 60 centavos y 1.20 CUC, pero hoy muy encarecidas. 

El actor y director teatral Mario Guerra criticó este viernes en su perfil de Facebook el elevado costo de una cajetilla de cigarros Popular: 100 pesos (cuatro dólares al cambio oficial). “Por el sin… bloqueo”, escribió irónicamente, en alusión al embargo estadounidense en el que el régimen sitúa todas las culpas de las carencias y la crisis en la isla.