Castrismo utiliza el feminismo para atacar a sus críticos
A nadie debería asombrar, pero hay que recordarlo. Cualquier tema le sirve al régimen para desacreditar a sus críticos y tratar de destacar. Ahora es la desigualdad y la violencia de género
Campaña oficialista por la violencia de género
 

Cubadebate acaba de publicar un texto sobre la violencia de género en Cuba, pero que en realidad es un ataque mal disimulado contra los medios alternativos y los críticos del gobierno cubano.

“El deseo de que se hable más de las consecuencias de la violencia de género en la prensa cubana, incluido el feminicidio, es legítimo y no viene de personas que desean denigrar a su país, sino mejorarlo”, asegura Javier Gómez Barata en el artículo titulado Feminicidio: Concientización y no recurso mediático.

Pero casi al instante aclara dónde es legítima esa crítica y dónde no: “en Cibercuba o Radio Martí y toda la maquinaria del espectro contrarrevolucionario en internet, porque nuestros aliados en las causas justas no van a ser los mismos que forman parte de las acciones para justificar el bloqueo estadounidense que padecen esas mismas mujeres y sus familias”. 

El texto de Gómez Barata es una respuesta a las críticas en la prensa independiente de otro artículo suyo, Revictimizada mil veces, en el cual criticaba la “politización”, es decir, las denuncias de violencia machista en Cuba, que abierta o solapadamente señalaban la responsabilidad el régimen, ya fuera por implicación o indiferencia.

Para el autor “esa” politización está mal. En cambio, las iniciativas del régimen en tal sentido son “buenas, honestas y justas”. “Despolitizar la lucha por las mujeres, equivale a incapacitarla, que es lo que pretenden los que tratan de hacerlo para después re-politizarla contra la Revolución”.

Todas estas idas y venidas son signo de cuánto ha penetrado en el discurso público de Cuba la conciencia sobre la desigualdad y la violencia de género. Al mismo tiempo, el primer artículo de Gómez Barata provocó el respaldo casi unánime de los voceros del régimen, cuando vieron que la prensa independiente lo puso en entredicho.

Mariela Castro, la hija de Raúl que reina sobre los temas de igualdad de género por designio oficial en Cuba, dijo estar preocupada porque los enemigos de la Revolución utilizan el discurso de la diversidad para atacar el sistema político de la Isla.

En un evento realizado la víspera en la isla, donde participaron voceros del oficialismo, la directora del Centro Nacional de Educación Sexual se mostró “muy preocupada por la situación de las mujeres en el capitalismo, sometidas a la dominación patriarcal.

Para defender un supuesto pensamiento feminista “de avanzada” dentro de la Revolución, en ese evento la vicepresidenta de la Unión de Jóvenes Comunistas, Yamila González, mencionó el pensamiento de Vilma Espín, madre de Mariela y esposa de Raúl Castro y, claro está, del difunto dictador Fidel Castro.

También participó la sicóloga Karima Oliva, profesora de la Universidad Veracruzana (México) y voz común en el sitio web oficialista La Pupila Insomne tan como en debates en redes sociales, donde apoya firmemente, y sin concesiones, las posturas del régimen. El moderador fue un hombre, Iroel Sánchez, director de La Pupila y vocero del castrismo.