Medio castrista publica recetas de “tripa y mondongo”
Quizás usted no ha cocinado tripas nunca, pero la prensa estatal cubana siempre piensa en usted y en sus necesidades más acuciantes. Cubadebate le trae todo un repertorio de recetas, más bien las “Recetas del Triperio”, porque si usted no sabe qué hacer con las tripas, ellos sí
Medio castrista publica recetas de “tripa y mondongo”
 

Quizás usted no ha cocinado tripas nunca, pero la prensa estatal cubana siempre piensa en usted y en sus necesidades más acuciantes. Cubadebate le trae todo un repertorio de recetas, más bien las “Recetas del Triperio”, porque si usted no sabe qué hacer con las tripas, ellos sí, llevan comiendo y escribiendo tripas desde su surgimiento.

Este compendio de recetas, que seguramente saldrá en formato de cuaderno en la próxima Feria Internacional del Libro y especialmente firmado por Manuel Santiago Sobrino, el ministro de la Industria Alimentaria, es una sugerencia del medio oficial para que nos dejemos de niñerías y aprendamos a comer los manjares que nos enviará el régimen.

La prensa de la dictadura tiene que justificar los desmanes de sus amos y en “Sabor y Tradición: Recetas de tripas o mondongo”, nombre del citado texto las excusas para comer tripas vienen colocadas desde los primeros párrafos para luego adentrarnos en tres recetas, para las cuales hará falta vender las tripas propias si queremos comprar los ingredientes.

La autora del texto dice rápidamente que: “No es nuevo. Siempre los embutidos se han hecho con tripas de cerdo y res. Ya más acá en el tiempo fue que surgieron las tripas artificiales para los embutidos.

Buscando en gran parte de la literatura que tengo de diferentes países encontramos que las tripas o mondongo, como le dicen muchos, eran muy utilizadas y degustadas por la población”.

¿Pero qué nos recomienda Cubadebate cocinar?: Longaniza de cerdo, ¿qué cerdo, dónde está ese llamado cerdo?, ¿cuánto nos costarán las cuatro tazas de picadillo de cerdo de la receta? Dice que lleva pimentón, comino, orégano…y seguro una sale al balcón y recoge todo eso en las maceticas que tiene ahí de adorno.

También nos invita a hacer morcillas y lleva como ingrediente la base de todo, dos limoncitos para nuestras morcillas, y mazorcas de maíz, cebollas, sangre de cerdo, pimienta y otras especias y las tan llevadas traídas tripas. Además, nos enseñan a cocinar Gandinga, pero ya al final uno está atónito y en espera de que la semana próxima nos indiquen cómo condimentar y preparar gallinas decrépitas.

Este arrebato por enseñarnos las delicias del triperio ocurre días después de que el ya mencionado ministro, que debe estar ensayando la firma para la Feria del Libro, dijera en la Mesa Redonda que están logrando recuperar unos 2000 kilómetros de tripas de cerdos y reses para la alimentación del pueblo. Menudo manjar dicen por ahí y en Cubadebate lo aseguran. 

El funcionario afirmó que “eso no es de países pobres, eso es un aprovechamiento cárnico de países desarrollados”. Y además dijo que tenemos cultura de consumir eso y nos ayudará a sustituir importaciones. Pero sí no tenemos cultura Cubadebate nos ayuda.

Pero las sorpresas no acaban ahí, ahora también un profesor universitario cubano, Alfonso Alonso, sale en defensa de las palabras del gordito ministro y dice que él ha visto a los turistas “matándose” por comer productos hechos a base de tripas. ¿Habrá cocinado el profesor todas esas receticas?, ¿Existirá algún método científico que avale el consumo de todo ese triperio? Si existe o no, en breve la prensa estatal se lo inventa.