Castrismo reconoce que existen personas desamparadas luego del ordenamiento monetario
La pobreza crecerá en Cuba con el ordenamiento monetario que despliega el régimen. Desde ya al castrismo no le queda otra opción que asumir que muchos quedarán desamparados
Ancianos cubanos
 

Reproduce este artículo

El desamparo y la pobreza crecerán en Cuba con el ordenamiento monetario que despliega el régimen. Desde ya al castrismo no le queda otra opción que asumir que muchos quedarán al margen y que la sociedad cubana no es inclusiva ni es para todos.

En un texto publicado en el diario oficialista Juventud Rebelde, el vocero de la dictadura, Ricardo Ronquillo Bello aceptó que muchos serán perjudicados a lo largo del proceso de unificación de las monedas.  

“Hay otros ángulos incluso más comprometedores y dolorosos si los responsables de detectar, actuar y corregir lo hacen con la placentera parsimonia enajenante de algunos burócratas. Entre estos los ubicados en desventaja social, ahora atizada por la reforma. Ya escuché la historia de un jubilado con la más baja pensión, que tiene a su cargo a su esposa y una anciana sin ningún sustento, a quienes los trabajadores sociales y otras autoridades locales niegan la posibilidad de una asistencia estatal adecuada”, escribió.

El texto del actual presidente de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC) titulado El Día cero del día cero: ¡Ay Pitágoras! resume las vivencias del reportero tras enfrentarse a los nuevos precios en el llamado Día Cero de las reformas.

Ronquillo Bello salió de compras sin haber recibido el nuevo salario, aunque luego de recibirlo quizás tampoco le alcance para sobrevivir a la inflación que se avecina.

El periodista chocó con la realidad al ver los precios de la barra de guayaba o conserva como se le conoce en otras zonas del país. El mencionado dulce subió a 40 pesos y el queso que intentó comprar valía unos 450 pesos cubanos en el mercado de la Autopista Nacional.

Tras desandar sus experiencias del día y la retroalimentación con otros criterios en redes sociales, comentarios que evidencian el descontento popular. Ronquillo escribió:

“Frente a todo lo anterior lo más sano, purificador y tranquilizador, socialmente hablando, es la política planteada por los principales líderes del país de que será revisado lo que deba ser revisado y corregido lo que tenga que corregirse. Evitar que cada cual se invente su reformita por cuenta impropia”.

Con respecto a la anterior, el régimen se ha visto obligado a bajar los precios de algunos servicios o productos como la tarifa eléctrica y el helado del Coppelia habanero. Muchos aseguran que ese fue el plan desde el inicio: establecer precios abismales y luego en un “acto de bondad” disminuirlos muy poco y que el pueblo engañado veo al gobierno como un ente salvador.

Las muestras del nada prometedor año 2021 en Cuba ya salen a la palestra pública. Dentro del paquete de medidas económicas que acompaña a la “Tarea Ordenamiento” la dictadura incrementó el costo de los alimentos elaborados en los comedores sociales. Desde el 1ro de enero hasta la fecha gran parte de los censados han dejado de asistir en búsqueda de la comida que ya no es subsidiada. 

Estos cubanos de bajos recursos (pensionados, discapacitados y personas atendidas por la Seguridad Social) deberán pagar ahora entre 8 y 13 pesos por cada comida en los comedores escolares, una suma que sus deprimidos bolsillos no pueden costear.