Castrismo lamenta que "guardias cederistas" y trabajos "voluntarios" ya no se realicen

Un "fundador agradecido con la Revolución" lamenta que en la actualidad no se haga guardia cederista ni trabajo voluntario, expresiones del más férreo y entusiasta comunismo cubano.
Castrismo lamenta que "guardias cederistas" y trabajos "voluntarios" ya no se realicen
 

Reproduce este artículo

El periódico Sierra Maestra publicó hoy una entrevista a un fundador de los llamados Comité de Defensa de la Revolución (CDR), quien expresó su pesar porque cada vez menos cubanos residentes en la isla están dispuestos a la guardia cederista ni al trabajo voluntario.

A 60 años de crearse esta institución encargada oficialmente de la vigilancia, "recuerdo la responsabilidad con la que los vecinos del barrio hacíamos la guardia cederista, el celo con que vigilábamos la bodega y la carnicería además de cómo nos levantábamos los domingos que tocaba realizar el trabajo voluntario", explica este adulto mayor radicado en Santiago de Cuba.

"En los últimos tiempos se han perdido la guardia cederista y los trabajos voluntarios, ¿a qué cree usted que se deba?", preguntó el estudiante de periodismo en esta entrevista de Sierra Maestra. 

El veterano respondió que no cree que se haya perdido totalmente, ya que "todavía hay vecinos que cumplimos con las tareas cederistas debido a que hemos vivido antes y después del triunfo de la Revolución y conocemos de la importancia de las guardias cederistas", consideró.


 

En esta publicación del periódico oficialista santiaguero, se recuerda la fundación de los CDR, el 28 de septiembre de 1960, frente al antiguo Palacio Presidencial y actual Museo de la Revolución, cuando se escucharon varias explosiones que dieron paso a estas palabras pronunciadas por Fidel Castro:

"Vamos a establecer un sistema de vigilancia revolucionaria colectiva. Están jugando con el pueblo y no saben todavía quién es el pueblo; están jugando con el pueblo y no saben la tremenda fuerza revolucionaria que hay en el pueblo".

De ahí que los CDR fueran creados esa misma noche tras el largo discurso de quien Amador Céspedes Scott, de 81 años, todavía considera Comandante en Jefe. El hombre no deja de preguntarse a estas alturas por qué desaparecen "la guardia cederista y el trabajo voluntario", probablemente sin mirar a su alrededor para ver un país que sobrevive, entre pobreza, desabastecimiento y, para rematar, rebrotes de Covid-19.