Caricatura en Cubadebate levanta polvareda
Una caricatura del premiado cubano Osval, publicada en Cubadebate, desató una polvareda de comentarios encontrados en Facebook, donde muchos no hallan lo "gracioso" y tachan de insensible a la creación
La caricatura desató polémica en Facebook

Otra creación de la pluma del dibujante Osvaldo Gutiérrez Gómez (Osval) -miembro de la Corresponsalía de la ACN en Ciego de Ávila-, publicada en Cubadebate el 24 de abril, ha suscitado comentarios insólitos entre 29 aventurados usuarios de esa página rojinegra, la que no permite disensiones de criterios, pues todos derivan en nombrar a la libreta abastecimientos como única solución para continuar con el control absoluto de cualquier equidad, dígase el obsoleto trueque estatal frente al despelote que genera la acentuada especulación.

La caricatura de marras ridiculiza –y amenaza de muerte— a esas mismas colas que tan fervientemente defienden los opinantes de arriba. Pero un grupo asaz denominado “Amigos de Cubadebate” en Facebook no opina lo mismo y a falta de un aherrojado censor que los desmoche, han manifestado sus miembros común desacuerdo y demostrado total enojo.

Si en el portal Cubadebate aparecen 171 “me gusta”, en esta última no existe ni uno solo. En cambio, se constatan 430 “disgustos” debajo de la reproducción que muestra a un par de “coronabichos” disputándose la prioridad sobre cuál cola de desarrapados acarrearán mayor estrago.

Mencionar el ave nacional o al lubricante para freírlo, como dos de los pilares cumbre del caos alimentario, provoca opiniones iracundas como la del polémico abogado y activista/ambientalista Javier Larrea Formoso, quien hace muy poco fuera cuestionado en el foro laboral universitario donde se desempeña, por convocar a una manifestación pacífica en Santa Clara, en pro del necesario cuidado animal.

Y dijo el internauta en su perfil:

"Es lamentable la falta de sensibilidad de este medio... esto me dejó sin palabras, tratando de ser ‘chistosos’ fueron los más groseros de toda esta pandemia..."

A lo cual no quedaron indiferentes sus seguidores allí:

"Esto es de muy mal gusto, y no hay otra interpretación posible, como si las personas hicieran colas por diversión, qué van a hacer si no hay opciones”, apuntó el usuario de Facebook Johnny Hernández.

"Como si la cola del pollo o el aceite fuera para divertirse. Creo que se les ha olvidado a algunos que, si no se hacen esas colas, no se come. Debían dar a escoger: o mueres de coronavirus, o mueres de hambre. Eso sería más imparcial”, ripostó por su parte Emma García Miranda.

Y yendo más lejos, Nuris Pupo escribió:

"Se imaginan personas que tengan familiares fallecidos o amigos y vean esto y es que no hay que tener a nadie conocido fallecido para sentir dolor y respeto por tantas personas víctimas de esta horrible enfermedad. DIOS mío dónde está la dignidad”.

 

 

Pero algún enviado especial desde las alturas, casi inmediatamente (José Alemán Mesa) sacó la cara por el camarada autor del desafuero:

"El caricaturista es mi colega y amigo, para nada es insensible, muy muy muy por el contrario. Osval es muy premiado en Cuba y fuera de Cuba. Hay un mensaje tan directo como se pide. Es una mala interpretación la que usted hace, descuidando el encabezado".

Evidencia de que su defendido cumple órdenes –y las acata “valientemente” como él-, bloqueándose las respectivas capacidades dilucidadoras.

Porque el texto al pie que despliega Cubadebate como colofón burlesco en apoyatura, se debate entre la grosera ambigüedad antológica del hambre insular y el falso choteo criollo que magistralmente describiera el gran Jorge Mañach:

“Comprar los artículos necesarios para la estancia prolongada en nuestros hogares, en medio de la actual crisis sanitaria, es una acción razonable. Pero no lo es el irrespetar, incluso en medio de la inevitable cola, las medidas sanitarias establecidas. La distancia es indispensable, ten en cuenta que el ‘coronabicho’, nos dice el caricaturista Osval, también ha ido por ‘alimento’. Que no seas tú su comida”.