Carboneros de Las Tunas se declaran en paro
Los carboneros exigen el pago de una prima laboral atrasada. Sin esa prima, deben sobrevivir con 113 pesos mensuales. "Somos cuatro, mi esposa y dos hijos. Con eso no alcanza para nada", declaró uno de ellos.
Carboneros-Cuba
 

Reproduce este artículo

Carboneros de la Empresa Integral Agropecuaria de Las Tunas decidieron iniciar un paro laboral en reclamo de una mejora salarial y el pago de primas por las exportaciones, dijo a Radio Televisión Martí el pastor apostólico Yoel Demetrio, presidente de la Iglesia Misionera de Cuba.

“En enero solo les pagaron 113 pesos cubanos (CUP). Eso no les alcanza para vivir; los obreros han decidido no trabajar más hasta que las autoridades les aumenten el sueldo. Aquí, en la protesta, hay 22 carboneros, pero hay otros en diferentes municipios. Por ejemplo, en Jobabo también están en protesta, porque son de la misma empresa”, señaló Demetrio.

El campesino Luis Silva, uno de los demandantes, expresó que ellos están cansados del engaño y los abusos de la empresa y manifiesta las razones de la protesta.

“Bueno, no trabajar más hasta que me resuelvan lo del salario. Con 113 pesos no alcanza para nada. Somos cuatro, mi esposa y dos hijos”, afirmó el carbonero.

Al final de cada año, los carboneros deberían recibir un pago extra por concepto de exportaciones, y al cierre del 2020, los directivos de la empresa les informaron a los trabajadores que no lo recibirían, porque disminuyeron las ventas al extranjero, algo totalmente falso, asegura el pastor.

“En esa empresa el año pasado exportaron más de 15 000 toneladas, según pudieron confirmar los reclamantes. El carbón vegetal se paga en el extranjero a 432 dólares cada tonelada. ¿Cómo no van a tener dinero para pagarle a los productores? La empresa les robo el dinero, es decir, el Estado les está robando a los carboneros”, concluyó Demetrio.

Esta semana, estos obreros presentarán una demanda en contra del director de la empresa, el oficial del Ministerio del Interior (MININT) Jaime García Oquendo, que fue en el pasado Jefe de Cárceles y Prisiones en el territorio, y Vladimir Rodríguez Acosta, supuestamente el representante de los carboneros ante la gerencia, en ambos casos por robo de salario y corrupción.

“A partir de este martes, ellos realizarán una denuncia formal con un abogado que van a contratar, y acudirán a la Fiscalía Provincial de Victoria de las Tunas para denunciar a estos jefes, quienes tampoco les pagaron una prima establecida por contrato”, dijo el líder religioso.

¿Estará despertando el pueblo cubano? Porque en lo que va de mes esta es la tercera huelga de la cual tienen noticia los medios independientes.


En la misma provincia, pescadores que habitan en las cercanías del Puerto de Manatí salieron a protestar el 7 de enero por el acoso de las autoridades locales, quienes les impiden dedicarse a su oficio y los mantienen en la miseria.

Según dijeron a ADN Cuba, fueron unas 30 personas quienes tomaron la decisión de enfrentar al gobierno de la zona. Incluso bajo amenazas de la Seguridad del Estado, los pescadores exigieron sus derechos y se reunieron con los jefes locales.

El seis de enero, los pescadores del municipio especial Isla de la Juventud iniciaron una huelga exigiendo un mejor pago por su trabajo. Según declararon fuentes cercanas al hecho, entregaron las llaves de los barcos en señal de protesta porque el régimen cubano disminuyó el pago de la langosta.

En la provincia de Sancti Spíritus, unos 15 cuentapropistas que vendían carne de cerdo vencieron al Estado con una huelga de más de dos semanas.

Los trabajadores privados del mercado de la Plaza, en el municipio cabecera, decidieron no vender más carne hasta que el gobierno eliminara el precio topado de 30 pesos por libra. El precio exigido era de 45 pesos la libra para poder cubrir los gastos y obtener alguna ganancia.

Las autoridades del régimen allí cedieron y estos vendedores pudieron comercializar la carne en el precio exigido por ellos.

Redactado con información de Radio Martí y ADN Cuba.