Campesino cubano asegura que tiene “lo que Fidel prometió”

José Ramón Gonzalo Penin, un campesino cubano que vive en el municipio de Aguada de Pasajeros, provincia de Cienfuegos, asegura que tiene todo lo que el extinto dictador Fidel Castro prometió
Campesino cubano y Fidel Castro
 

Reproduce este artículo

José Ramón Gonzalo Penin, un campesino cubano que vive en el municipio de Aguada de Pasajeros, provincia de Cienfuegos, asegura que tiene todo lo que el extinto dictador Fidel Castro prometió.

El hombre de campo es un asociado a la Cooperativa de Créditos y Servicios (CCS) Pedro Filgueiras Solís. En su finca, distante unos 14 kilómetros de la cabecera municipal, se ocupa de cultivar boniatos, calabazas, maíz, arroz… Y de dar declaraciones a la prensa estatal que parecen dichas por alguien que vive en cualquier país menos Cuba, donde las trabas del régimen al emprendimiento, el aumento de la corrupción y el ineficiente sistema económico, tienen a la población sumida en la miseria.

Pero José Ramón Gonzalo no ve nada de eso y opina, según un artículo en el periódico oficialista 5 de Septiembre, que tiene “beneficios” la aplicación de la Tarea Ordenamiento.

“Yo entiendo que en definitiva lo que se ha ido planificando sea en beneficio de las producciones y para el bienestar del pueblo. El sentir del campesinado cubano es producir para el pueblo, que es como insiste la Tarea Ordenamiento que tenemos aquí”.

El campesino, que reside en el poblado rural de Covadonga, dice que luego del triunfo en 1959 de las fuerzas lideradas por Castro “se ha ido cambiando todo y el tiempo se ha ido transformando en beneficio del campesinado”.

Para él, cosas elementales en cualquier lugar del mundo, como una vivienda electrificada y con equipos electrodomésticos, es algo que se debe agradecer al régimen.

Por eso celebra que su madre, por ejemplo, “todas las comodidades las tiene en su casa, y antes no; antes no tenía eso, antes como ya dije: el rancho de tabla y guano”.

En la entrevista de Gonzalo Penin con el medio oficialista, se dice que “el fruto de la Ley de Reforma Agraria le dio al guajiro lo que tenía que tener”.

 

Otro campesino agradece al castrismo que lo estafen

En las últimas semanas la prensa estatal se ha volcado a buscar labriegos que pongan rostro a las alabanzas al régimen que les interesa publicar. ¿Creerán que, a falta de comida en las mesas, los cubanos se llenarán con propaganda?

Por ejemplo, a Herminio Martínez Gens, residente en el municipio de Camajuaní, provincia de Villa Clara, al parecer lo hacen “feliz” las cosas más insólitas del mundo. Que el régimen cubano le obligue a pagar en efectivo, por un tractor, nada menos que 27 mil dólares, es una de ellas.

El labrador, asociado a la CCS “José Martí”, adquirió la maquinaria marca Belarus el 10 de mayo, en la tienda de la Empresa de Suministros Agropecuarios de Santa Clara, informó la emisora estatal CMHW.

“Hoy soy el campesino más feliz de Cuba, he comprado un tractor para el servicio de mi finca, de mis dos hermanos y de todo el que lo necesite en la cooperativa o en cualquier otra del municipio”, dijo Martínez Gens al reportero oficialista Jesús Álvarez.

El vehículo de tracción delantera es nuevo, importado por la empresa del régimen desde Planta de Tractores de Minsk. El campesino cree que le debe al castrismo el hecho de poder comprar a tan exorbitante precio un tractor mediocre, que valdría mucho menos en cualquier lugar del mundo.

“Agradezco a la Revolución esa oportunidad. Y el tractor me servirá para incrementar la producción que tanto el pueblo necesita”, dijo Martínez, quien tiene muy alta estima de sí mismo, pues se presenta como “un gran productor de ganado genético y cultivos varios”.

Pero no es un simple campesino: estudió veterinaria y en los años 80 se desempeñó como “dirigente de la UJC”, el brazo “juvenil” del Partido Comunista de Cuba, y como tal uno de los principales obstáculos para el desarrollo del país en cualquier orden social.

Su lealtad al régimen al parecer ha sido recompensada, o al menos le garantiza que los funcionarios de la dictadura no se metan mucho en sus negocios. “Hoy tengo más de 60 hectáreas en usufructo y soy un ganadero que me dedico a la cría de cebú rojo. Mi rebaño de más de cien cabezas es una belleza”, dijo Martínez.

Esta persona afirma ser “productor de ganado genético” desde hace 28 años, y ha vendido 115 sementales en diferentes años.

Según el periodista de la radio provincial, está en oferta otro tractor “más pequeño que vale 17 mil dólares”. En la entrevista, el reportero oficialista y el campesino castrista se esfuerzan por aparentar que no hay problema alguno en la producción agropecuaria en la isla.

Herminio Martínez dice que “la Revolución está dando nuevas ofertas y posibilidades a los campesinos y eliminando trabas que todo eso favorece la producción”, y termina pidiendo “producir más todavía” de lo que piden los dirigentes del régimen, como si no fuera el mismo gobierno el que limita a los emprendedores y decomisa producciones.