Camagüey: denuncian maltrato infantil y lentitud de autoridades para impartir justicia

La abuela de una niña de 4 años que estuvo varias semanas ingresada en un hospital de Camagüey por lesiones, denuncia que la menor recibió una golpiza de su madrastra
Niña víctima de maltrato infantil en Camagüey
 

Reproduce este artículo

Kenia García, abuela de una niña de 4 años que estuvo varias semanas ingresada en un hospital de Camagüey por lesiones, denuncia que la menor recibió una golpiza de su madrastra el 23 de abril y todavía no se ha hecho justicia.

García, residente en la isla de Santa Lucía, rompió el silencio sobre el maltrato infantil en Facebook, la semana pasada, al enterarse que Daliamna Escobar, la presunta agresora de su nieta Andrea “está de fianza” esperando el juicio.

Las autoridades decidieron conceder el beneficio a la madrastra alegando que es menor de edad, algo que niega la familia de la víctima. “Tiene 19 años, ya los había cumplido cuando se denunció”, dijo Kenia García a ADN Cuba.

Andrea estuvo casi un mes “entre la vida y la muerte” en la sala de cuidados intensivos del Hospital Pediátrico de Camagüey. Los exámenes médicos posteriores a los golpes indicaron que la menor tenía un quiste en el páncreas, lo que provocó pancreatitis (inflamación). También quedó con afectaciones en los riñones, el hígado, el bazo y con líquido en los pulmones. Esta semana la niña tuvo una recaída y la ingresaron nuevamente, esta vez en terapia intermedia.

“Ella pasó 44 días en el hospital reportada de grave, todavía esos riñones están siendo atendidos por el nefrólogo pues se acaba de ver en un ultrasonido que tiene uno mucho más grande que otro y no se sabe si es a raíz de lo sucedido hace cuatro meses”, dijo Kenia García.

Refiere su abuela que la madrastra fue señalada como responsable de las lesiones por la niña, cuando fue atendida por especialistas en salud mental en el hospital.

La abuela explica que la presunta agresora estuvo casada con su hijo por dos años, y “nunca se le vio tratarla [a la niña] mal delante de nadie, pero en un segundo la llevó al hospital poniendo en peligro su vida”.

Añade que “la niña siempre tenía un golpe o un raspón, pero la madrastra alegaba que era por alguna caída que sucedía cuando su papá no estaba en la casa”.

La acusada “lo niega todo”, pero según la abuela de Andrea “su mamá y mi hijo si saben que en algún momento la niña dijo que ella le metió [dio golpes] y no le creyeron”.

“Andrea era una niña que podía comer de todo. En estos momentos solo puede comer huevo, pollo y carne hervida al igual que el arroz… un sopón, como se dice. Y jugos de frutas naturales, pero no tiene una 'dieta' [asignada por el Estado] ni siquiera de huevos”, lamenta García.

“No entiendo como otros casos tienen más atención y prioridad que el de mi nieta, que al sol de hoy no puede comer como cualquier niño normal, y esa persona [que la golpeó] esté hoy en la calle”, dice.

Kenia García envió una queja a la fiscalía de Camagüey mostrando su desacuerdo con la fianza otorgada a la presunta agresora y la pena de un año y seis meses que le solicitan, pidiendo “que revisen este caso porque no lo veo justo”.

Según la abuela de la víctima, la madre de Daliamna Escobar “trabaja cuidando presas” para el Ministerio del Interior (Minint) y “también se le hizo una denuncia porque amenazó a mi hija mayor”.

Kenia García añade la abogada defensora de Daliamna Escobar es Yanisdey Cruz, quien “fue presidenta del Tribunal Municipal de Camagüey, donde se va a celebrar el juicio y todos los que están allí fueron subordinados de ella”.